JULES VERNE

JULES VERNE

martes, 11 de julio de 2017

Marín sueña con su «Nautilus»





Marín sueña con su «Nautilus»

http://www.lavozdegalicia.es/noticia/pontevedra/2017/05/23/marin-suena-nautilus/0003_201705P23C7991.htm
El submarino «Tramontana», atracado en la Escuela Naval, celebró una jornada de puertas abiertas
Marín sueña con su «Nautilus» MARCOS GAGO
MARÍN / LA VOZ 23/05/2017 05:30 H

Julio Verne hizo que el Nautilus, el submarino del capitán Nemo, se acercase hasta Rande en sus Veinte mil leguas de viaje submarino. La escala literaria del Nautilus en Galicia es solo eso, imaginación. Sin embargo, numerosas personas ayer pudieron conocer, tocar y ver, un submarino de verdad, el Tramontana, que hizo escala en la Escuela Naval de Marín.
Una larga fila de personas estaba ya guardando sitio a la puerta de la institución castrense mucho antes de la hora. Un submarino no se ve todos los días y por esta unidad de la Armada pasaron personas de todas las edades. Para la mayoría era la primera vez que entraban en un submarino. Y el Tramontana no decepciona a sus visitantes. «Lo que más me gusta es la cocina», bromeó una mujer que no daba crédito a que en aquel habitáculo donde apenas coge una persona, alguien sea capaz de preparar la comida suficiente para una dotación de más de sesenta tripulantes.
A los niños se les abrían los ojos como platos al ver el interior del submarino, mientras que los mayores comentaban las dificultades de vivir bajo el mar o la incomodidad de dormir en unas camas, agrupadas de tres en tres a modo de litera, y en las que apenas hay sitio para entrar. Solo faltaba un cartel: absténganse claustrofóbicos.
El alférez de navío del Tramontana, David Hernández, atendió a los medios de prensa y los visitantes. ¿Difícil una travesía en un espacio tan reducido? «Al final te acostumbras, al salir de guardia, comes con los compañeros, jugar a las cartas o ves una película», señala. Lo dice con aplomo, con la convicción de un profesional que disfruta de su carrera. Y es que no hay duda alguna de que para vivir en un submarino hay que tener pasión por la Armada. O te gusta esta vida o no aguantas.
El Tramontana tiene unos 68 metros de eslora, seis de manga y otros seis de calado. Está dividido en tres partes. En la popa se encuentra la maquinaria. En el centro se distribuyen la mayoría de las estancias de habitabilidad, la mitad de las camas de la tripulación y la cámara de mando. En la proa están la otra mitad de los catres y los torpedos. Desarmados los torpedos no imponen, solo se ven tubos.
La navegación por la ría no es nada especial o difícil. Más complicado es navegar en superficie en alta mar con mal tiempo, pero bajo las olas este submarino se encuentra, y nunca mejor dicho, como un pez en el agua.

Nota del Editor:En N.Y, está el Intrepid Museum, que es un porta-aviones, un submarino, y se pude visitar un Concord de la British Airways, yo visité ese museo



Publicar un comentario