JULES VERNE

JULES VERNE

martes, 20 de junio de 2017

“Viaje al centro de la Tierra”

“Viaje al centro de la Tierra”
Visto 250 veces
La tierra es dinámica. En los últimos años se ha conocido mucho sobre la dinámica de nuestro planeta. El conocimiento empezó con la propuesta de la “deriva continental” que describe que los continentes se mueven sobre la superficie del planeta, y luego a mediados del siglo 20, con la teoría de “tectónica de placas”, se proporcionó a los geólogos el primer modelo seguro del funcionamiento interno de la tierra.
 Según este modelo la litosfera está dividida en numerosos fragmentos denominados “placas” que están en movimiento muy lento de unos pocos centímetros al año y cuya forma y tamaño cambian continuamente. Entre ellas se cuentan las placas continental sudamericana del Pacífico y la oceánica de Nazca. Estos movimientos se producen por la desigual distribución del calor dentro de la tierra y por los dificultosos y titánicos movimientos de las placas litosféricas que generan los terremotos, crean los volcanes y deforman grandes masas de roca transformándolas en montañas.
Ver dentro del planeta entraña una gran dificultad. Tan solo se pueden medir las ondas producidas por movimientos naturales o artificiales a través de métodos no invasivos y con información parcial, tal como los escáneres o los ecógrafos. Con las matemáticas también se calcula cómo se modifican las ondas cuando atraviesan las distintas capas internas de la tierra.
Gracias al desarrollo matemático y computacional se está logrando un avance significativo. En estos años se han construido modelos matemáticos de fenómenos como la propagación de una fractura en una roca, o el desplazamiento de una onda sísmica por el interior de la tierra.
De todos modos, el conocimiento del comportamiento elástico interior de la tierra todavía es muy limitado y las predicciones no son lo suficientemente fiables al predecir movimientos telúricos. ¿Qué aconsejan los científicos para saber más sobre las entrañas insondables de la tierra? Diseñar una red de estaciones que permitiera hacer un “geo TAC” y una “geo’ecografia” para detectar dónde se están acumulando fricciones sobre las capas litosféricas, de manera que se podría alertar con la debida anticipación a la población para reducir pérdidas y daños.
Hace siglo y medio Julio Verne encontró en estos territorios conformados por el núcleo, el manto y la corteza, el guión para escribir la novela “Viaje al centro de la Tierra”, que trata de la expedición de un profesor de mineralogía, su sobrino y un guía al interior del globo terráqueo. (O)


Publicar un comentario