JULES VERNE

JULES VERNE

lunes, 8 de mayo de 2017

Julio Verne, presente

Julio Verne, presente
La ciencia ficción de Verne ha inspirado a muchas generaciones en el camino de la ciencia.
Moon Express fue fundada en 2010 y tiene su sede en Cabo Cañaveral, en Florida.
Foto:
Guillermo Ossa
Por: Santiago Vargas
04 de mayo 2017 , 09:01 p.m.


Por estos días, como es costumbre todos los años desde 1988, Bogotá se vuelve a llenar de letras con su reconocida Feria Internacional del Libro, que paPor estos días, como es costumbre todos los años desde 1988, Bogotá se vuelve a llenar de letras con su reconocida Feria Internacional del Libro, que para este año trae a Francia como invitado especial. Y es, justamente, un autor francés, Julio Verne, quien cautivó mi interés hace ya tres décadas.
a este año trae a Francia como invitado especial. Y es, justamente, un autor francés, Julio Verne, quien cautivó mi interés hace ya tres décadas.
Seguramente, este año la obra de Verne volverá a atrapar a miles de niños por la fascinación de sus emocionantes aventuras de exploración, entre ellas los viajes al espacio. Los relatos futuristas de Verne son tal vez los escritos más popularizados en el mundo. Aunque hay otros autores de ciencia ficción anteriores a él, a Verne se le conoce como el padre del género. En su obra Los 500 millones de la 'Begún', de 1879, se adelanta al satélite artificial.

Precisamente, durante el 2017 se conmemoran los 60 años de la carrera espacial, contados a partir de la conquista del espacio con el primer satélite artificial, el Sputnik 1, en octubre de 1957.

Pero, tal vez la obra más fantasiosa para su tiempo fue De la Tierra a la Luna, en 1865, en una época en que los viajes al espacio no eran más que un sueño imposible de alcanzar. En ella relata una travesía con pasajeros a bordo de un proyectil gigante de nombre Columbia, cuyo destino final es la Luna; así se adelantó más de un siglo a ese sueño de la humanidad que se materializó con el viaje tripulado de tres seres humanos en la misión Apolo 11, en 1969.

Entre sus predicciones acertadas están el número de tripulantes, el sitio de despegue en Florida, el tamaño y forma del cohete, y el lugar planeado para el alunizaje en el mar de la Tranquilidad y, para el regreso a la Tierra, en las aguas del océano Pacífico.

El módulo de comando del Apolo 11 se llamaba Columbia, lo cual no se sabe si de manera intencional o no, hace homenaje al nombre que Verne dio a su proyectil.

La aventura lunar de Verne continúa y siete años más tarde sale a la luz la continuación, Alrededor de la Luna. Pese a que la formación científica del autor era realmente escasa, es imposible no destacar el romanticismo que envuelve sus relatos, con los cuales puso a soñar a millones de seres humanos con la idea de que algún día seríamos capaces de abandonar el planeta y emprender un viaje de aventuras de casi 400.000 kilómetros al único satélite natural de nuestro planeta. La ciencia ficción de Verne ha inspirado, y lo seguirá haciendo, a muchas generaciones en el camino hacia la ciencia.

SANTIAGO VARGAS
Ph. D. en Astrofísica Observatorio Astronómico de la Universidad Nacional

Publicar un comentario