JULES VERNE

JULES VERNE

jueves, 4 de mayo de 2017

El kraken no da la talla

El kraken no da la talla
Un estudio científico desmonta la idea, alimentada por leyendas orales y por la mitología, de que los calamares gigantes que viven en el Cantábrico miden hasta veinte metros
Francisco L. Jiménez 14.01.2015 | 02:42
La literatura y el cine exageran. La literatura -´Veinte mil leguas de viaje submarino´, de Julio Verne, por ejemplo- y el cine convierten a ciertos animales marinos en protagonistas monstruosos de sus tramas y alimentan así la creencia popular de unas bestias de tamaño no acorde con la realidad. fotograma de la película 'piratas dl caribe', donde un kraken ataca y hunde barcos.

·         Fotos de la noticia
El kraken, ese monstruo marino de la familia de los calamares que habita en las profundidades del Cantábrico y del que las leyendas dicen que puede llegar a medir más de veinte metros y echar a pique un barco con sus tentáculos, no es para tanto.
En realidad, los mayores ejemplares medirían doce metros: o sea, que en vez de un calamar de talla XXL la costa cantábrica es el hogar de cefalópodos de talla XL. Muy grandes, sí, pero menos. Esa reducción de la talla es, al menos, una de las conclusiones a las que ha llegado un equipo de biólogos marinos estadounidenses que trabajó en un proyecto para precisar de forma científica los tamaños reales que pueden llegar a alcanzar las 25 mayores criaturas marinas.
El kraken (calamar gigante por su nombre común, architeuthis teuthida en el argot científico) es, por más que su talla haya encogido a la vista de las evidencias científicas, el sexto animal marino más grande de los 25 considerados por los investigadores responsables del citado estudio; tiene por delante la medusa melena de león (hasta 36,6 metros de longitud), la ballena azul (33 metros), el cachalote (24 metros), el tiburón ballena (hasta 18,8 metros) y el tiburón peregrino (12,27 metros).
Luego vendrían el legendario vecino de las aguas cantábricas y el pulpo gigante, con un radio de tentáculos de 9,8 metros.
El curioso trabajo llevado a cabo por los científicos norteamericanos puso de manifiesto que el del kraken no es un caso único: a todos los gigantes marinos se les han atribuido históricamente dimensiones descomunales que son más fruto de la imaginación del hombre, de la exageración popular o de apreciaciones poco fiables que del rigor científico. La base del trabajo que ha permitido escalar de forma rigurosa el tamaño de ballenas, calamares colosales, pulpos, tiburones y demás rarezas marinas consistió en bucear, pero no en el mar, sino en incontables archivos y bases documentales donde constan informes realizados a partir del hallazgo o la pesca de ejemplares marinos enormes, requerir datos en centros marinos y pesqueros, visitar museos y revisar subastas realizadas en internet.
Esto ha permitido actualizar datos desfasados, desmontar mitos y elevar a la categoría de "medidas contrastables" las dimensiones veraces de animales marinos como el kraken. Así y todo, midan veinte metros o doce, los kraken no pierden el encanto que los ha convertido en el gran misterio de los fondos marinos asturianos: nadie ha visto uno en su medio natural pero se sabe que están ahí abajo.

Publicar un comentario