JULES VERNE

JULES VERNE

lunes, 6 de marzo de 2017

El submarino soñado: el Nautilus de Julio Verne

El submarino soñado: el Nautilus de Julio Verne
Por
 
Arrancado de los océanos de la mente de un genio, se alza el submarino más fantástico que todos hemos soñado alguna vez: el Nautilus de Julio Verne. El universo verniano estaba más que habituado a avanzar a las gentes de la época artilugios que más tarde cobrarían realidad en un futuro próximo, proyectos increíbles entre los cuales casi siempre sobresale el magnífico submarino del capitán Nemo, una fantasía que empezó a aparecer entre 1869 y 1870 por entregas en el Magasin d’Education et Recreation, bajo el título20.000 leguas de Viaje Submarino”. Más tarde, la nave volvería a aparecer en la obra “La Isla Misteriosa“, de 1875.
Tal vez te interese saber que recientemente un americano de 56 años fanático de Julio Verne, ha construido una réplica en el jardín de su casa, y es que parece que la estela de este submarino increíble sigue presente en los sueños de todos nosotros. ¿Te apetece saber algo más sobre la mítica nave del solitario Capitán Nemo?!Levamos anclas!
¿De dónde se inspira el Nautilus?
Julio Verne se basó en un submarino real: el “Nautilus” de Robert Fulton, apoyándose también en descripciones de la época sobre estas naves como el  el Ictineo de Monturiol. Verne era un hombre de ciencia, le gustaba estar al día en todos los avances técnicos de la época para ir un poco más allá en sus novelas, de ese modo, en su famosa obra el Nautilus es  construido por piezas en diferentes astilleros de todo el mundo para no levantar sospechas, siendo los propios empleados de Nemo quienes acabaron el increíble trabajo.
¿Cómo funcionaba el Nautilus?
El submarino tenía una preciosa línea donde se mezclaba el clasicismo y ese aire futurista tan característico de las obras de Verne.
Estaba formado por dos cascos separados por compartimientos de lastre, siendo su velocidad máxima 50 nudos, o lo que es lo mismo, unos 92,5 km/h, una rapidez increíble para la  época, a la que además, había que sumarle su capacidad de inmersión: 16.000 metros nada más y nada menos, algo realmente imposible, pero cómo no…fascinante.
Disponía además de  una torreta donde el piloto podía dirigir la nave y controlar un poderoso reflector eléctrico para iluminar los alrededores de la nave.
Características del Nautilus
·         1356,48 toneladas netas de peso.
·         Torreta de mando y reflector capaz de alumbrar 1 km a la redonda.
·         Espolón triangular de 2 metros de lado.
·         Velocidad de hasta 50 nudos.
·         Doble casco, de 70 metros de largo por 8 metros de ancho.
·         Hélice de 6 metros de diámetro y 7,5 metros de paso.
·         Un pequeño bote donde cabían 12 personas, unido al submarino con un cable
·         3 tanques de lastre, para inmersión estática.
·         2 anclas, a babor y estribor.
·         Podía llegar a los 16.000 km de profundidad.
·         Primer casco hecho con placas superpuestas con remaches y tornillos.
¿Construir el submarino Nautilus en tu casa?
Su nombre es Danny McWilliams  tiene 56 años y tiene dos pasiones en su vida: Walt Disney el Julio Verne. Su sueño pareció cumplirse el día en que la famosa factoría, le dedicó una película a la obra más conocida del autor francés: “Veinte Mil Leguas de Viaje Submarino”.
El 4 de diciembre de 2013, el excéntrico señor McWilliams llamó a la prensa para presentar en su casa de Ellijay (EEUU) una pequeña obra de la que estaba muy orgulloso: su propio Nautilius, obviamente, no apto para navegar.
Puede que no sea tan atractivo como el que todos tenemos en mente, como el que un día soñó Julio Verne para el capitán Nemo, pero a veces, las fantasías, también pueden ser llevadas a la realidad a través de unas pocas maderas y unas capas de pintura ¿Por qué no?

Publicar un comentario