JULES VERNE

JULES VERNE

jueves, 16 de marzo de 2017

El Jules Verne Ruso

El Jules Verne Ruso






Dos rasgos fundamentales  del carácter ruso, la preferencia por lo maravilloso y por la libertad se manifiestan en la ciencia-ficción  soviética. Sus raíces ahondan profundamente en la vida social y política de la Rusia anterior a 1917.Desde 1911, mucho antes de la aparición de revistas especializadas americanas, se publicaba mensualmente en Rusia una revista de ciencia-ficción, El Mundo de las aventuras de ciencia-ficción. Ricamente ilustrada, impresa en buen papel, la revista se nutría principalmente de traducciones. En ella fueron dados a conocer Jules Verne, Robida, Wells, Paul d Ivoi y muchos otros autores alemanes, italianos y polacos.

El final dela edad heroica vio nacer a un verdadero y completo autor de ciencia-ficción, Julio Verne ruso.

Su nombre es Alexandr Beljaev, murió en 1941, dejando unas cuarentas novelas y un centenar de relatos. Es un escritor muy «verniano»,pero con una diferencia, Beljaev es menos materialista y racionalista que Jules Verne. Escoge temas como la telepatía y la levitación y da de ellos explicaciones científicas o pseudocientíficas. Esta curiosa tendencia al idealismo es, por lo demás frecuente en la ciencia-ficción soviética.

Como la obra de Verne, la de Beljaev es extremadamente sólida. Anticipa poco, y de forma racional e inteligente. Se encuentra en ella pocos errores científicos.
Al igual que Verne, Beljaev se permite, a veces asombrosa intuiciones poéticas. Fue probablemente el primer autor de ciencia-ficción que hizo resaltar que en la luna no hay noche, porque las rocas lunares remiten, por fluorescencia, la luz solar absorbida. Tal fluorescencia, la luz solar es absorbida. Tal fluorescencia fue descubierta, efectivamente, más tarde. Políticamente se ha mostrado buen profeta, en lo particular en lo que concierne al nazismo en Alemania.

En cuanto a los valores de estilo, la obra de Beljaev es sólo honesta. Pero provocado muchas vocaciones científicas por lo que merece ser como uno de los fundamentos, una gran etapa de la ciencia-ficción.






Catedral de la Dormición de Smolensk


Entre los grandes autores mundiales del género. sólo uno ha ejercido una influencia que pueda ser comparada: el americano Robert Heinlein. La vida de Beljaev fue ejemplo de valor. Nació el 22 de Marzo de 1884, en Smolensko. Soñó ser el primer hombre en diseñar una máquina volante, cuya energía fuesen los músculos humanos el primero que pudiese volar con alas propias. Los especialistas no han considerado una máquina volante de esa clase del todo imposible; se han realizado tentativas en Inglaterra y con cierto éxito. A los catorce años, Beljaev intentó el primer experimento, saltando desde el techo. Se rompió la columna vertebral. No se pudo levantar de la cama hasta 1922, y durante toda su vida llevó un chaleco ortopédico. Su enfermedad tuvo frecuentes recaídas y empeoramientos, pero eso no le impidió ser primer director de un asilo de infancia; luego inspector de policía, bibliotecario y consejero jurídico de un ministerio. A partir de 1925 se dedicó exclusivamente a la ciencia-ficción. Casi nunca salía y trabajaba y trabajaba con una energía implacable. Murió de hambre durante la guerra, el 6 de Enero de 1942.Se mantenía al corriente de todas las novedades científicas con admirable celo. No dudaba en inventar, pero siempre partiendo de datos exactísimos. En su novela El Ojo Submarino, aparecida en 1935, describe la televisión submarina con tal precisión, que algunas de sus páginas podrían muy bien haberse publicado en una obra de divulgación de 1960. En general, las novelas de Beljaev se desarrollan en nuestros días. Pero hay excepciones. Por ejemplo, El laboratorio W está ambientada en el año 2000, y ella está descrita una de las posibles civilizaciones futuras de la ciencia-ficción. En el mismo libro se encuentran ideas notabilísimas sobre la posibilidad de una prolongación de la vida humana.
Es natural, por tanto, que Beljaev se interesase por la obra de Julio Verne. En efecto, fue el primer traductor en ruso del relato poco conocido, de Verne que se titula La Jornada de un Periodista Americano en el año 2889.

Transcripción hecha por Allan Carciente de la introducción del libro LOS MEJORES CUENTOS DE CIENCIA-FICCIÓN RUSA

---------------------------------------------------------------------------------


Aleksandr Beliáyev
Escritor
Aleksandr Románovich Beliáyev fue un escritor ruso de ciencia ficción. Su trabajo durante los años 1920 y 1930 le valió muchos premios y la crítica lo llama aún hoy, el Julio Verne ruso. Wikipedia
Fecha de nacimiento: 16 de marzo de 1884, Smolensk, Rusia
Fecha de la muerte: 6 de enero de 1942, Pushkin, Rusia


Aleksandr Beliáyev





A la edad de 32 años contrajo tuberculosis ósea, y tuvo que pasar seis años en cama. La enfermedad se agravó varias veces, y Beliáyev, al fin, no pudo sobrevivir a las penurias de la guerra, murió cerca de Leningrado durante el cerco nazi. Su esposa y su hija fueron llevadas por los nazis a Polonia.




Publicar un comentario