JULES VERNE

JULES VERNE

jueves, 12 de enero de 2017

Resumen de El faro del fin del mundo

Resumen de El faro del fin del mundo
Publicado por Verónica Gudiña 15 de mayo de 2009


Aunque haya lectores que conozcan el llamado faro del fin del mundo y sepan cuál es la trama de la novela que vamos a presentar en esta oportunidad, resulta interesante difundir algunos datos de perfil turístico e histórico antes de centrar la información en el material literario.

Dentro de las admiradas construcciones antiguas que se encuentran en territorio argentino figura una edificación de seis metros de altura ubicada a sesenta metros sobre el nivel del mar que, a pesar de ser denominado de forma oficial como Faro de San Juan de Salvamento, se conoce como el faro del fin del mundo.
Este atractivo turístico al que muchos le adjudican haber inspirado a Julio Verne a la hora de crear uno de sus relatos, está situado al noreste de la Isla de los Estados y, aunque en 1998 fue reconstruido a nuevo, su origen data de 1884.

Dada la vinculación existente entre esta torre y el libro del escritor francés, en la actualidad los viajeros que llegan hasta este rincón del planeta pueden encontrar a menos de 200 kilómetros del faro, en el Museo Marítimo de Ushuaia, una reliquia literaria: uno de los dos únicos ejemplares que se conocen de la primera edición de “El faro del fin del mundo”, un material que fue donado por el Centro de Documentación de Julio Verne.

Antes de desarrollar el argumento de este libro que tuvo su correspondiente adaptación cinematográfica (tal como sucede con numerosas publicaciones exitosas), es importante hacer referencia a un dato sobre el que mucho se ha hablado sin llegar a una conclusión definitiva. Mientras muchos especialistas aseguran que Verne se inspiró en el Faro de San Juan de Salvamento, otros aseguran que, en realidad, fue la torre de la isla Observatorio la que impulsó al autor a crear la historia en cuestión.

Más allá de los debates que se generan al respecto, hay que decir que este escenario caracterizado por la altura y la luminosidad fue el que eligió el padre de “Veinte mil leguas de viaje submarino” para contar la experiencia de dos fareros que, en una isla que aparenta estar deshabitada, ven alterados sus objetivos con la llegada de unos violentos piratas. A partir de entonces, el relato se transforma en una seguidilla de luchas que se desarrollan con el faro del fin del mundo como único testigo.

Publicar un comentario