JULES VERNE

JULES VERNE

lunes, 23 de enero de 2017

Julio Verne: El hombre que descubrió el futuro (en su mente)

Julio Verne: El hombre que descubrió el futuro (en su mente)

Para entender bien a este genio, lo primero que tenés que hacer es tratar de situarte en su misma época: Julio nació en Francia en 1828, cuando la Argentina recién estaba aprendiendo a ser un país independiente, y por supuesto la humanidad todavía no vivía con las comodidades de hoy. No había ni televisión, ni manuales escolares, ni revistas o libros a color, ni figuritas, ni kioscos, ni siquiera radio y mucho menos automóviles o aviones.
Su papá, Pierre, era abogado y quería que su hijo también lo fuera. Su mamá, Sophie, era de familia naviera y transmitió a su primogénito la pasión por el mar. Por eso, su vida transcurrió entre lo que “debía ser” según su padre, y lo que él “quería ser” por influencia de la madre. Al final hizo las dos cosas: primero se recibió de abogado y más tarde se dio el gustazo de dedicarse a escribir y a viajar… con la mente.
Amigazos
Cuando terminó sus estudios de Derecho, en París, el joven Julio trabajaba en finanzas y le quedaba poco tiempo para lo que realmente le gustaba: escribir. Desde los 12 años escribía poesías y luego comenzó a probar con cuentos y obras de teatro. Entre sus cuentos, uno llamado “Viaje en globo” fue publicado en capítulos por una revista. También ingresó en círculos literarios de la sociedad parisina, que contaba entre sus hombres famosos, en pleno siglo XIX, a Víctor Hugo (autor de “Los Miserables”) y Alejandro Dumas (“Los tres mosqueteros”; “El conde de Montecristo”). Fue precisamente Alejandro Dumas hijo, uno de sus mejores amigos, el que le presentó al editor de todos ellos: Julio Hetzel, quien vio el potencial de Verne y le pidió que transformara en novela “Viaje en globo”. Así nació “Cinco semanas en globo”, que fue un éxito sensacional y dio inicio a la serie “Los viajes extraordinarios”, que alimentó a un ritmo de dos novelas por año. ¡Tantas que se siguieron publicando aun varios años después de su muerte!
Ciencia y ficción
Como él mismo repetía, su creatividad no se basaba en la pura imaginación, sino que estaba sustentada por sus numerosos estudios y conocimientos de las más diversas ramas de la ciencia. Mientras trabajaba en la Bolsa de Comercio, Julio pasaba horas en la Biblioteca Nacional, leyendo sobre Astronomía, Geografía, Mineralogía, Física, Mecánica, Química, Botánica, Oceanografía, Geología y demás cuestiones que siguió profundizando a lo largo de toda su vida. Además le encantaba hablar con exploradores, científicos y viajeros.
Tantos conocimientos, sumados a su genio creativo y una gran constancia, dieron origen a lo que podríamos llamar las “novelas de género científico”. Claro que, lejos de ser historias aburridas o indescifrables, las novelas de Verne tienen tales dosis de acción y aventuras que terminan siendo irremediablemente atrapantes de principio a fin.
Buscando a Nemo
El Capitán Nemo no es pariente del famoso pescadito de colores, pero sí comparte con él, además del nombre, el hábitat. Porque el Nemo de Verne también vivía bajo el agua, claro que dentro de un submarino, con el que recorrió las "20.000 leguas" y muchas más. Es este uno de los más fascinantes personajes creados por el escritor: vivía en un submarino porque se cansó de las injusticias que veía a diario en la Tierra. Y salvo el aire, todo lo que necesitaba lo obtenía del océano: la comida, la ropa, las herramientas para sus máquinas, y hasta la energía que usaba para sus linternas y para que funcionaran los motores del submarino.
Si todo esto es maravilloso, más aún lo son los viajes por todos los mares del mundo, pasando por túneles subterráneos, por debajo de témpanos gigantes, por ciudades de la antigüedad hoy cubiertas por las aguas, pasando por mares de coral, observando barcos hundidos llenos de tesoros y llegando incluso al mismísimo Polo Sur.
Elegí tu propia aventura
Como 20.000 leguas de viaje submarino, todos los libros de Verne son una invitación al asombro, a la aventura y a la fascinación. En De la tierra a la luna el desafío es viajar al espacio, ¡y en 1865!; Miguel Strogoff es un valiente servidor del Zar que atraviesa Rusia enfrentando tremendos peligros, en resguardo del tesoro que llevaba. Y ni hablar de Cinco semanas en globo o La vuelta al mundo en 80 días, en los que para el éxito de los respectivos viajes se deberán sortear inconvenientes que te van a atrapar tanto como una película de Indiana Jones, ¡o más todavía! Otra gran aventura es la que Los hijos del Capitán Grant realizan en busca de su padre, que naufragó en América del Sur. A nuestras tierras transporta también Verne a sus lectores en El faro del fin del mundo, ubicado allí donde termina Tierra del Fuego.
Las islas despertaban en Julio Verne todo su poder creativo, tanto que inventó una ciudad flotante ("La isla de hélice") y es precisamente La isla misteriosa una de sus obras más brillantes, en la que vuelve a aparecer el Capitán Nemo a develar muchos de sus secretos. Dos años de vacaciones, idea que seguramente te agrade mucho, transcurre también en una isla. Y podríamos llenar cada página de inter-Cole hablando de sus obras, sus personajes y sus creaciones, pero mejor será que vayas descubriendo una por una...
Por eso ya sabés: si querés viajar, conocer los lugares más raros del mundo, vivir los peligros de las expediciones más arriesgadas y divertirte con situaciones que ni te imaginás... no lo dudes, abrí un libro de Julio Verne, como seguramente hizo tu papá cuando tenía tu edad. No vas a poder cerrarlo.
Julio Verne en 10 frases
En sus últimos años, dejó muchos conceptos para la posteridad:
1. “Mi hermano Paul no es sólo mi hermano, sino además mi más estimado amigo.”
2. “Ninguno en mi familia ha sido ambicioso; hemos intentado disfrutar nuestras vidas y hacer nuestro trabajo lo más tranquilamente posible.”
3. “Soy devoto al mar; no puedo imaginar nada más ideal que la vida de un marinero.”
4. “Nada me da más placer que saber que mis libros han interesado a los jóvenes.”
5. “Siempre quise que mis novelas se pongan sin la menor vacilación en manos de los jóvenes, y por esta razón he evitado cualquier escena que provoque que un chico piense que a su hermana no le gustaría leerla.”
6. “Mi amor por los mapas y los grandes exploradores me llevó a componer la primera novela geográfica. Se me ocurrió mezclar la ciencia y la novela en una historia que fuera atractiva.”
7. “Siempre he fundamentado mis invenciones en algún hecho real y una previa investigación, y uso en mis ideas métodos y materiales tan verdaderos y simples como sea posible.”
8. “Siempre tengo, al menos en mi mente, las ideas de hasta diez novelas paralelas, siempre estoy pensando en nuevas historias.”
9. “He tenido muy poca participación en las ganancias de mis libros, pero yo no soy ni nunca he sido un hombre de dinero, soy un hombre de letras y un artista. Vivo siguiendo un ideal, generando nuevas ideas y mejorando con entusiasmo mi trabajo.”
10. “Nada de lo que uno ha aprendido deja de utilizarse alguna vez en la vida.”

Publicar un comentario