JULES VERNE

JULES VERNE

jueves, 20 de julio de 2017

DE LA TIERRA A LA LUNA




De la Tierra a la Luna es una de las novelas de anticipación más interesantes que se han escrito. En ella, Julio Verne se “anticipa”  realmente a los viajes espaciales, concretamente al del Apolo XI que tendría lugar más de un siglo después. Un grupo de artilleros norteamericanos, que se habían quedado sin trabajo al acabarse la guerra de Secesión, deciden construir un gran cañón y enviar un cohete a la Luna. La anticipación está ahí, en las similitudes de tal cohete con el que se dispara siglo y pico más tarde:
Tamaño, velocidad, sistemas de producción de oxígeno, de conservación de los alimentos… incluso su nombre, Columbiad, se parece como un hermano gemelo al del módulo del Apolo XI, el Columbia. Una novela, pues, asombrosa por la veracidad de todo lo que cuenta, además de extraordinariamente amena, hasta el punto que el lector, una vez que la empezado, no puede dejarla de la mano hasta ver en qué para toda acción.
AUTOR: Julio Verne
ISBN: 978-84-92892-26-6
Nº PÁGINAS: 192
CUBIERTA: Rústica.
TAMAÑO: 12 x 19 cms.
P.V.P: 6,50€

El aporte de Julio Verne

El aporte de Julio Verne
Cada 20 de julio se conmemora un aniversario más de la llegada a la Luna de los astronautas estadounidenses Armstrong, Aldrin y Collins, quienes fueron lanzados al espacio desde el cabo Kennedy, en Florida, el 16 de julio de 1969.

25 de Julio de 2015 a la(s) 6:0 / Salvador Guevara Casco

Cada 20 de julio se conmemora un aniversario más de la llegada a la Luna de los astronautas estadounidenses Armstrong, Aldrin y Collins, quienes fueron lanzados al espacio desde el cabo Kennedy, en Florida, el 16 de julio de 1969, como parte de la misión Apolo 11, que permitió a EUA ser el primer país en poner una nave tripulada sobre la superficie de nuestro satélite natural. Las palabras de Armstrong al pisar la superficie lunar: “Un pequeño paso para un hombre, un gran salto para la humanidad”, debe seguir siendo un incentivo para los científicos, en el sentido de continuar trabajando arduamente en cuanto a los viajes espaciales tripulados, porque aún nos hace falta avanzar muchísimo en lo que a este tema respecta.

Pero al celebrar otro aniversario de la llegada del hombre a la Luna, es justo también hacer un reconocimiento al aporte del escritor francés Julio Verne, cuya capacidad visionaria plasmada en algunas de sus obras literarias le permitió al hombre moderno la invención de muchas máquinas y aparatos que estuvieron en la mente de Julio Verne un siglo antes de su invención. A él se le atribuye la predicción de la invención del helicóptero, el submarino, la televisión, naves espaciales, entre otros.

Sin embargo, lo que sigue causando la admiración de este connotado escritor fue su capacidad visionaria para predecir los viajes a la Luna en naves espaciales, que el hombre haría un siglo después, al realizar el lanzamiento del Apolo 11 con destino a nuestro satélite natural en 1969, como se dijo antes. Uno de sus libros más leídos ha sido “De la Tierra a la Luna”, publicado en 1865, obra en la cual el autor hace la narración de un viaje a la Luna, donde existe una asombrosa coincidencia en los detalles con el viaje que los astronautas estadounidenses realizaron a la Luna casi cien años después. Al rememorar el legado que nos dejó este escritor, es importante hacer notar que desde antes de la Edad Media el hombre ha sentido inclinación por el estudio de los astros y una fascinación por tratar de descubrir los secretos del Universo.

Muchos niños, y personas de cualquier edad, aún leen con admiración las diferentes obras literarias de aventura y ciencia ficción del célebre escritor, cuyas principales obras fueron escritas a mediados del siglo XIX, entre las que podemos mencionar “La vuelta al mundo en 80 días”, “Veinte mil leguas de viaje submarino” y “Viaje al centro de la Tierra”.

Al hablar sobre descubrimientos astronómicos es menester recordar también al astrónomo y matemático italiano Galileo Galilei, quien hizo muchos descubrimientos sobre astronomía en aquella época, habiendo estado a punto de ser condenado a la hoguera por la mal llamada Santa Inquisición, tan solo por oponerse a la teoría Geocéntrica de Claudio Ptolomeo, y apoyar la teoría Heliocéntrica de Nicolás Copérnico. En 1992 el papa Juan Pablo II, en nombre de la Iglesia católica, proclamó su desagravio a Galileo.

Aunque existe mucho escepticismo con relación a las civilizaciones probablemente existentes en otras galaxias, siempre ha existido la percepción en muchas personas de que no estamos solos en el Universo. Si no fuera así y fuéramos los únicos habitantes del Universo, sería un lamentable desperdicio cósmico, donde existen más de cien billones de galaxias y más de un trillón de estrellas, alrededor de las cuales es posible que existan millones de planetas similares al nuestro. La pregunta que surge es la siguiente: ¿Por qué las grandes potencias a escala mundial tienden a ocultar y subestimar la existencia de civilizaciones alienígenas en el Universo, más evolucionadas tecnológicamente que la nuestra?
- See more at: http://www.laprensagrafica.com/2015/07/25/el-aporte-de-julio-verne#sthash.6O1yeyEt.dpuf


Semana de los "Vernianos"

Semana de los "Vernianos"

La imagen puede contener: 2 personas, texto


Un día a la semana se lo dedicaremos a grandes "Vernianos", gente que inspirada en las obras de Julio Verne se atrevieron a hacer posible las visiones del genial escritor decimonónico. Como un abrir de boca les presento a uno de mis favoritos, el matemático ruso Konstantin Eduardovich Tsiolkovsky( 1857-1935), padre de la moderna astronáutica, quien siempre aseguró que DE LA TIERRA A LA LUNA fue la novela que lo motivó a creer que el vuelo espacial estaba lejos de ser solo una "utopía".

Nacido en Izhévskoye, en la provincia de Riazán, al sur de Moscú. Hijo de un inmigrante polaco, Tsiolkovski se educó por cuenta propia en las bibliotecas de Moscú y en los libros de su padre, pues no podía frecuentar la escuela. A los diez años, una fiebre resultó en una pérdida de audición. El problema lo motivó a superarse y probar que podría ser tan bueno como las personas sin discapacidad.

Publicó más de 500 trabajos sobre los viajes espaciales y temas relacionados, incluyendo el primer proyecto conocido de un ascensor espacial.
Sus cuadernos están llenos de bosquejos de cohetes de propulsión líquida, diseños detallados con las paletas del manejo en el plume del extractor para el control direccional, cabinas presurizadas dobles para proteger contra los meteoritos, detallados diseños de cámaras de combustión, giroscopios para el control de altitud, asientos de descanso para proteger contra la gran aceleración durante el despegue y bolsas de aire G para salir de la nave espacial en el vacío del espacio.

El trabajo básico de Tsiolkovski después de 1884 se conectaba a cuatro grandes problemas: por la justificación científica de un globo metálico (dirigible), del aeroplano aerodinámico, del tren que se desliza por el aire, y de los medios para viajes interplanetarios. Después de haber conocido a Nikolái Zhukovski, estudiante de Stolétov, Tsiolkovski empezó a ocuparse en la mecánica del vuelo controlado, y como resultado diseñaron la aeronave. Al principio, Tsiolkovski propuso la idea de la aeronave cubierta completamente de metal (dirigible), y construyó su modelo de trabajo, creó los mandos de vuelo automático del dirigible y circuitos para el control de su elevación. En 1897 creó el primer túnel de viento ruso, e incluyó el proceso experimental.

En el período de 1892-1935 vivió y trabajó en Kaluga. La razón de su traslado a Kaluga fue el resultado de una promoción de maestro. Él vivió con su familia en la casa que ahora es una parte del complejo del museo a partir del año 1904 hasta su muerte en 1935. Fue aquí en Kaluga que se hizo un científico reconocido, y donde escribió y publicó sus teorías de vuelo espacial y de recorridos interplanetarios. En Kaluga escribió Filosofía cósmica, soñando sobre el futuro distante de la humanidad, incluyendo la conquista eventual del espacio y de nuestro sistema solar: «La Tierra es la cuna de la humanidad, pero no se puede vivir en una cuna para siempre». También fue un decidido defensor de la posible existencia de vida en otros planetas, respecto a la que acuñó la famosa frase «la ausencia de evidencia no es evidencia de ausencia».
En 1902 el físico-matemático ruso, diseñó una nave a retropropulsión para viajes interplanetarios guiándose en los diseños y el prototipo denominado "Autobólido" que en 1895 había diseñado el ingeniero e inventor peruano Pedro Paulet. En 1919 lo designaron miembro de la Academia socialista de ciencias sociales.

Sus ideas hicieron posible que el ser humano pusiera en órbita el primer satélite artificial y que poco después volara por primera vez al espacio, cuando Yuri Gagarin se colocó en órbita alrededor de nuestro planeta en un cohete construido según los principios establecidos por Tsiolkovski.

A model of the lunar projectile based on the fictional spacecraft from Jules Verne's 1865 novel Earth to the Moon.



Posted by Michael James | Monday, July 15, 2013 | papercraft, science fiction, space ships | 0 comments »
A model of the lunar projectile based on the fictional spacecraft from Jules Verne's 1865 novel Earth to the Moon.


http://rocketmantan.deviantart.com/art/Jules-Verne-Lunar-Projectile-Vehicle-Paper-Model-385201589

APOLLO 11


Cyrano De Bergerac, Julio Verne, y Tintin lo lograron mucho antes que Neil Armstrong!

Cyrano De Bergerac, Julio Verne, y Tintin lo lograron mucho antes que Neil Armstrong!

CINE CLUB TOMATAZOS: Viaje a la Luna (1902)


CINE CLUB TOMATAZOS: Viaje a la Luna (1902)
Una de las grandes joyas del cine mudo y cuya temática es una adaptación libre de la novela de Julio Verne De la Tierra a la Luna, escrita en 1865
por


108
0
0
Con Viaje a la Luna - 100%, a principios del siglo XX, Georges Méliès llevó por primera vez a los hombres a la Luna. Hizo imaginar a la audiencia como sería un viaje a través del espacio y el primer encuentro con habitantes de otro planeta. Su pasión por la literatura de Julio Verne lo hizo plasmar en el celuloide una ficción que se inscribió en la historia del cine mudo como el primer filme de ciencia ficción. Ahí la nave espacial, la exploración de nuevos horizontes, que dan cuenta del género. Méliès, fue el primer gran creador del cinematógrafo, el pionero en dotar a las primeras películas de un verdadero argumento. Artista, mago, ilusionista, saltimbanqui, el polifacético Méliès, vio en el nuevo invento del cinematógrafo una forma de aumentar la promoción de sus números. Aunque su estética estaba dominada por la técnica del teatro, concibió numerosos trucos y efectos que incluyo en sus más de 800 películas.
La historia inicia con una reunión de científicos en la que el doctor Barbenfouillis (interpretado por el propio Georges Méliès) trata de convencer a sus colegas de que participen en un viaje para explorar la Luna. Tras concretar el plan y formar el grupo que realizará la expedición, se ultiman los detalles del viaje y los científicos son disparados en un cohete espacial. La nave aterriza en el ojo de la Luna (imagen ya célebre) y los científicos comienzan a explorar el entorno lunar. No tardan mucho tiempo en encontrar a los habitantes de la Luna, los selenitas, que les capturan y llevan ante su rey. Después de descubrir la forma en la que los selenitas pueden ser vencidos con la utilización de un paraguas, los científicos consiguen escapar y regresar a la Tierra. Allí, tras caer en el mar y ser rescatados, son recibidos en París como héroes.
La curiosidad del también mago Méliès lo hizo experimentar en el cinematógrafo distintas técnicas, trucos de ilusionismo, de tramoya y de óptica, además de compleja puesta en escena, dieron como resultado lo que son hoy los efectos especiales en el cine. Revisitamos hoy esa joya del cine mundo en su versión blanco y negro, y la restaurada a color.

Aquí pueden ver Viaje a la Luna:

http://www.tomatazos.com/articulos/245020/CINE-CLUB-TOMATAZOS-Viaje-a-la-Luna-1902

Versión a color:

http://www.tomatazos.com/articulos/245020/CINE-CLUB-TOMATAZOS-Viaje-a-la-Luna-1902
-----------------

También puede interesarte:


Julio Verne: Viaje al Centro de la Luna

Julio Verne: Viaje al Centro de la Luna
·         Ficha
·         Avances
·         Análisis
·         Trucos/Guías
·         Demos
Un hombre en la luna
Vicente Tamarit Ballester | 17/10/2005 - 08:00 |
Inspirado libremente en la obra del escritor Julio Verne, este título nos traslada a finales del siglo XIX y nos propone un viaje a la luna utilizando como base la obra 'De la Tierra a la Luna'.
·         Comentarios0
·         Además de un gran escritor, Julio Verne fue un auténtico visionario, un Nostradamus que apoyándose en la ciencia de su época, fue capaz de pronosticar ciudades con numerosas líneas de metro, la televisión, reactores nucleares, submarinos e incluso el viaje a la Luna. A pesar de todo no creo que se le ocurriera que sus obras pudieran inspirar con el paso de los años videojuegos.

Observa Julio Verne: Viaje al Centro de la Luna en movimiento en este vídeo.

Julio Verne: Viaje al Centro de la Luna (PC)
Muy posiblemente se sentiría honrado por el hecho de que se desarrollen juegos basados en su literatura, pero tal vez no le gustaría tanto que esa inspiración sea tomada tan a la ligera y se transforme más en excusa para desarrollar que en base sobre la que construir algo.
Sea cómo fuere como se sentiría, está claro que los jugones, y más concretamente los aventureros, podemos estar contentos. Una nueva aventura gráfica llega a las tiendas y eso, siempre es de agradecer.

Julio Verne: Viaje al Centro de la Luna (PC)
Esta nueva obra se la debemos agradecer a la gente de 'The Adventure Company', una de las pocas compañías que aún recuerda el género de las aventuras gráficas y que están detrás de otros títulos como Salambô o Regreso a la Isla Misteriosa, esta última inspirada también por Julio Verne y desarrollada por Kheops, la misma empresa que está detrás de la aventura que tratamos.

Julio Verne: Viaje al Centro de la Luna (PC)
Sabiendo quién se esconde tras el desarrollo de este 'Viaje al centro de la Luna' podemos hacernos una idea más que sólida de lo que nos depara el juego. Estos títulos no sólo comparten aspectos de la jugabilidad como la vista en primera persona, o técnicas gráficas como el pre-renderizado de fondos, sino que además presentan los mismos tipos de puzzles.
m o n t a r   l o s   p u z z l e s

Julio Verne: Viaje al Centro de la Luna (PC)
Dejando de lado el aspecto gráfico o incluso el guión, un buen indicativo de la calidad de una aventura son sus puzzles, las situaciones que nos plantean, la dificultad que tiene resolverlos. En ese apartado este juego no se desmarca de la línea fijada en otros títulos de la editora y quizás sea ese el motivo por el que, mientras nos movemos por la Luna tratando de comprender los enigmas que se plantean, nos venga el regusto de situaciones ya presentadas en otros juegos de la casa, con una dificultad similar, que no será problema para los más entrenados, pero que a buen seguro desorientarán en algún caso a los principiantes.


Julio Verne: Viaje al Centro de la Luna (PC)
Aquí las conversaciones no son un factor determinante para la aventura como ocurre en Salambô, por ejemplo, pero aparecen otro tipo de rompecabezas muy similares como realizar mezclas de frutas y plantas concretas o las dichosas pruebas de tiempo o habilidad, situaciones en las que para avanzar será necesario hacer clic en el momento justo o en las que disponemos de un cronómetro encargado de recordarnos que sino resolvemos el puzzle en breves segundos nuestro protagonista perecerá y volveremos a vivir la escena de nuevo hasta que demos con la clave.



Julio Verne: Viaje al Centro de la Luna (PC)
No entiendo muy bien cuál es el cometido de estas pruebas de habilidad o la necesidad de incluir tiempos límites. Soy un aventurero que gusta de explorar, de mirarlo todo minuciosamente, no llevo muy bien estas situaciones, que, si bien se resuelven sin mucha dificultad, me parecen totalmente innecesarias, pero esto es, desde luego, una apreciación puramente personal.



Julio Verne: Viaje al Centro de la Luna (PC)
l a s   a r m a s   d e l   a v e n t u r e r o



Julio Verne: Viaje al Centro de la Luna (PC)
Para salvar los obstáculos del guión no nos harán falta ni metralletas, ni rifles. No, lo siento, lanzamisiles tampoco. Será suficiente con el consabido inventario, elemento inalienable de las aventuras, acompañado por un registro donde quedarán anotados nuestros descubrimientos, tanto los que irán montando la historia completa, como aquellos relativo a las combinaciones de frutas y plantas.

Julio Verne: Viaje al Centro de la Luna (PC)
Es bueno saber que esto existe antes de ponerse a apuntar como loco :-)
Desde el inventario podremos alimentar a nuestro personaje con diferentes mejunjes que o bien sólo alimentan o le proporcionan habilidades especiales durante un tiempo, necesarias para avanzar en algunos puntos.
A pesar de que el inventario cumple su papel, no está a la altura de otros títulos. Por ejemplo, cuando cogemos un objeto no pasa directamente al inventario sino que se mantiene en una zona de paso hasta que los ordenamos en las casillas de las que disponemos, estas casillas están limitadas, aunque son más que suficientes.


Julio Verne: Viaje al Centro de la Luna (PC)
Otro aspecto negativo es la forma de usar los objetos, si los seleccionamos sólo podemos usarlos, no hay forma de dejarlos en segundo plano y activar las acciones predeterminadas para cada elemento del escenario, para ello hay que volver a abrir el inventario y dejarlos allí, es bastante incómodo cuando estás atascado y quieres probar cosas.
g u i ó n


Julio Verne: Viaje al Centro de la Luna (PC)
La historia toma como punto de partida el libro 'De la Tierra a la una' de Julio Verne' y apoyada, levemente, por 'Viaje al centro de la Tierra' se desarrolla perpendicular a ambos libros.
Nuestro protagonista empieza su aventura dentro de la cápsula que han enviado mediante un cañón gigante a la Luna. Con él viajan dos acompañantes, rivales que a punto de batirse por el viaje, fueron detenidos por nuestro protagonista, Michael Arden y acabaron por acompañarnos en la misión.

Julio Verne: Viaje al Centro de la Luna (PC)
Ese es el inicio de nuestra aventura que desemboca en la exploración de una Luna que en nada se parece a la prevista, con atmósfera, vida vegetal y unos extraños habitantes.
Como se puede ver los guionistas de Kheops se han tomado muchas licencias narrativas y otras tantas científicas. Ya lo pone en la caja del juego, 'Inspirado libremente en la obra de Julio Verne'.
s o n i d o


Julio Verne: Viaje al Centro de la Luna (PC)
Lo más destacable de este apartado, son sin duda las voces. El resto del apartado sonoro, cumple su cometido y poco más, efectos los justos y una música que invita a reflexionar a mirarlo todo y que, sin ser especialmente llamativa, cumple sobradamente su cometido de introducirnos en el juego.
Pero como decía son las voces lo más destacado y no por lo buenas que pudieran ser, sino porque se ha optado por dejarlas en inglés. Sabemos que es un esfuerzo extra doblar los juegos, pero tampoco hay tanto texto hablado y su traducción al castellano hubiera sido un buen punto a favor.
g r á f i c o s


Julio Verne: Viaje al Centro de la Luna (PC)
Se ha comentado ya en el análisis que la acción transcurre sobre fondos pre-renderizados. Están bastante elaborados aunque no muestran grandes niveles de detalle.
Mejor parados salen los personajes y algunos otros objetos del escenario que se mueven perfectamente integrados en el entorno. A destacar el diseño de la flora Lunar y para olvidar el diseño del protagonista, que es espantoso, perfecto protagonista de una pesadilla.
j u g a b i l i d a d


Julio Verne: Viaje al Centro de la Luna (PC)
El manejo de estos títulos es excepcional. Con la vista en primera persona podemos girar la cámara con el ratón e interactuar con los elementos del escenario según el icono que aparezca sobre cada uno de ellos, unos engranajes para abrir, observar, mover, etcétera, una mano para coger cosas, una pequeña lupa para mirar con detenimiento algo y una mano señalando para cambiar de lugar.
e s t r a t e g i a   y   t r u c o s


Julio Verne: Viaje al Centro de la Luna (PC)
Si eres un aventurero ducho en el tema ya sabrás perfectamente cómo moverte por las situaciones del juego, si además devoras los pocos títulos de aventuras que salen hoy en día, la mayoría de la misma editora, no te supondrá un problema ir avanzando. Sino aquí van algunos consejos útiles:
No desesperes, si algo no sale, apaga el ordenador, despéjate y vuelve a ello más tarde. Infalible.
Muchas veces el protagonista da pistas sobre lo que hay que hacer al mirar un objeto o hablar con alguien, es importante no dejarse nada por examinar y recorrer mirar bien por todo el escenario, a veces la clave para avanzar es tan simple como girar la cámara y ver unas escaleras.


Julio Verne: Viaje al Centro de la Luna (PC)
Si te hartas de morir una y otra vez en la misma situación con tiempo límite, para y piensa nuevos caminos a seguir, intentarlo una y otra vez sin una estrategia previa conduce a la desesperación.
Y bueno... si todo falla... mira la guía.
c o m p a r á n d o l o   c o n...
Lo más cercano a este título son los otros juegos editados por The Adventure Company, todos bastante parecidos. Salammbô o Regreso a la Isla Misteriosa con sólo dos ejemplos con los que perfectamente este videojuego podría codearse, no sólo en cuanto a formato sino también en cuanto a calidad.


Julio Verne: Viaje al Centro de la Luna (PC)


Julio Verne: Viaje al Centro de la Luna (PC)
Todas las aventuras que edita esta compañía son bastante similares y con pequeños altibajos de calidad, sin duda, este 'Viaje al Centro de la Luna' es uno de esos bajos en la calidad. Respecto a otras producciones, aquí el guión no engancha tanto.
También hay que sacar a colación clásicos como Myst o Riven que siguen siendo referentes en las aventuras en primera persona y de los cuales este juego está bastante lejos.
c o n c l u s i ó n


Julio Verne: Viaje al Centro de la Luna (PC)
Una vez que el aventurero más clásico (mi caso, por ejemplo) se adapta a los nuevos tiempos y supera la etapa 'Lucasartiana' de las aventuras empieza a apreciar de verdad que compañías como The Adventure Company traigan aventuras en primera persona. Y es que el género de las aventuras, no nos cansaremos de repetirlo, necesita aportaciones. Como género, la aventura, ha sido uno de los grandes, aunque hoy en día se ha visto desplazado por juegos de acción y estrategia que copan el mercado, dejándonos a los amantes de las aventuras gráficas poco catálogo para elegir.


Julio Verne: Viaje al Centro de la Luna (PC)
Es en este marco de sequía es donde hay que enmarcar a este título. 'Viaje al centro de la Luna' cumple sobradamente lo que debe ser un buen juego de aventuras, quizás algo sencillo para los más expertos pero, incluso en ese caso, lo suficientemente entretenido para paliar nuestra sed de aventuras, por un muy buen precio.
e n l a c e s


Julio Verne: Viaje al Centro de la Luna (PC)
l o   m e j o r
El diseño de algunos objetos está bastante cuidado.
• El manejo es muy sencillo y rápidamente te haces con el control.
• Que alguien se fije en un escritor tan popular como Julio Verne para sus juegos y tenga el valor de adaptarlos, aunque sea tan libremente, en videojuegos.
• El precio, que siempre es de agradecer no tener que pagar 50 euros por un juego.


Julio Verne: Viaje al Centro de la Luna (PC)
l o   p e o r
• Da la sensación de que la editora se ha atascado, no se preocupa en avanzar en el terreno de las aventuras sino que repite la misma fórmula una y otra vez aunque con sabores distintos.
• El doblaje al castellano se perdió en el viaje…
• Los puzzles recuerdan mucho a los de otros títulos.


Lo Mejor
Lo Peor


Puntuación

Nota
6
Correcto
Correcto
No es lo último ni lo más original, tampoco cuenta con la mejor ejecución, pero puede divertir si te gusta el género. Bien, pero mejorable.
Cómpralo si te gusta el género y te gusta tenerlos todos.
http://www.meristation.com/noticias/nuevas-imagenes-de-viaje-al-centro-de-la-luna/1634639
--------------------------------------------------------------------------