JULES VERNE

JULES VERNE

lunes, 5 de diciembre de 2016

Kirk Douglas cumplirá 100 años dentro de una semana

Kirk Douglas cumplirá 100 años dentro de una semana
LEYENDA

El legendario actor nació el 9 de diciembre de 1916.
02 Dic 2016
2
3
 2
Falta sólo una semana para que Issur Danielovitch Demsky, el legendario Kirk Douglas, cumpla 100 años.  
Cuando el actor nació el 9 de diciembre de 1916, Woodrow Wilson era el inquilino de la Casa Blanca. A lo largo de su vida, ha visto pasar por esa residencia a dieciséis Presidentes, eso sin contar aún a Donald Trump, que asumirá el poder el próximo mes de enero.
En sus casi 100 años de vida, sus ojos han sido testigos de dos guerras mundiales; de la Gran Depresión; de la crisis del petróleo en la década de los setenta; del derrumbe de las entidades financieras en 2008; de la llegada del hombre a la luna; del ataque contra las Torres Gemelas de Nueva York; de la caza de brujas del senador McCarthy y de un sinfín de acontecimientos más.
El día que Kirk Douglas llegó a este mundo, D. W. Griffith había estrenado El nacimiento de una nación e Intolerancia, y Charles Chaplin se asentaba como uno de los cómicos más famosos de ese nuevo arte llamado cine. Pero Kirk Douglas no fue un testigo pasivo de la época que le tocó vivir. También ha contribuido a cambiarla. En 1959, como productor de Espartaco, incluyó en los títulos de crédito el nombre de Dalton Trumbo, el guionista proscrito hasta entonces por su filiación comunista, un hecho que supuso el principio del fin de las listas negras en Hollywood.
El canal TCM rendirá el 9 de este mes a esta grandísima estrella, historia eterna del Hollywood clásico. Emitirá tres de sus películas más conocidas: Duelo de titanes, el wéstern que protagonizó junto a Burt Lancaster y que recrea el famoso duelo en O.K. Corral; Veinte mil leguas de viaje submarino, la adaptación de la célebre novela de Julio Verne, y la ya mencionada Espartaco, el largometraje dirigido por Stanley Kubrick.
Era el hijo de un hombre que recogía ropa y chatarra de las calles para revenderla. Sus padres, unos emigrantes bielorrusos de origen judío, se habían establecido en Amsterdam, una pequeña ciudad del Estado de Nueva York famosa por la fabricación de alfombras. Buen estudiante y atleta, se matriculó en la American Academy of Dramatic Arts para convertirse en actor y cambió su nombre por el de Kirk Douglas para poder abrirse camino en una época marcada por un fuerte antisemitismo.
Llegó a Hollywood en 1945 para rodar El extraño amor de Martha Ivers. Como él mismo ha recordado varias veces, atravesó el país en tren desde Nueva York estudiando un papel equivocado. Pensaba que su personaje era el que debía interpretar Van Heflin cuando, en realidad, había sido contratado como actor de reparto. Esa pequeña equivocación no supuso ningún obstáculo porque, a partir de ese momento, comenzó a edificar una de las carreras cinematográficas más sólidas del cine norteamericano, no solo como actor, sino también como productor. “Hacer una película es crear una ilusión”, dijo en 2001 en Berlín cuando le concedieron un Oso de oro por toda su carrera.
En 1950 recibió su primera nominación a los Oscar por El ídolo de barro. Poco después interpretó a un atormentado músico de jazz en El trompetista; a un periodista sin escrúpulos en El gran carnaval y a un despiadado productor de cine en Cautivos del mal, papel que le valió su segunda nominación a los Oscar. Se convirtió también en Van Gogh en El loco del pelo rojo, su tercera candidatura a los premios de la Academia. Brilló en westerns como La pradera sin ley o El último tren de Gun Hill y en intensos melodramas como Un extraño en mi vida. “Cada personaje que he interpretado tiene algo de mí. Me reservo el derecho a elegir papeles que me permitan interpretar algo que me emocione”, confesaba ante los periodistas en la capital alemana.
El mes pasado, recibió el premio Teddy Kollel, otorgado por el Congreso Mundial Judío, por su compromiso con la defensa de la cultura hebrea.
Su hijo Michael Douglas , de 72 años, fue quien recibió el galardón en nombre de Kirk y dijo: "El 9 de diciembre, mi padre cumplirá 100 años. Sé que considera este premio como un regalo anticipado de aniversario".
Falta sólo una semana para que Issur Danielovitch Demsky, el legendario Kirk Douglas, cumpla 100 años.  
Cuando el actor nació el 9 de diciembre de 1916, Woodrow Wilson era el inquilino de la Casa Blanca, en Estados Unidos. A lo largo de su vida, ha visto pasar por esa residencia a 16 presidentes, eso sin contar aún a Donald Trump, que asumirá el poder el próximo mes de enero.
En sus casi 100 años de vida, sus ojos han sido testigos de dos guerras mundiales; de la Gran Depresión; de la crisis del petróleo en la década de los setenta; del derrumbe de las entidades financieras en 2008; de la llegada del hombre a la luna; del ataque contra las Torres Gemelas de Nueva York; de la caza de brujas del senador McCarthy y de un sinfín de acontecimientos más.
El día que Kirk Douglas llegó a este mundo, D. W. Griffith había estrenado El nacimiento de una nación e Intolerancia, y Charles Chaplin se asentaba como uno de los cómicos más famosos de ese nuevo arte llamado cine. Pero Kirk Douglas no fue un testigo pasivo de la época que le tocó vivir. También ha contribuido a cambiarla. En 1959, como productor de Espartaco, incluyó en los títulos de crédito el nombre de Dalton Trumbo, el guionista proscrito hasta entonces por su filiación comunista, un hecho que supuso el principio del fin de las listas negras en Hollywood.
El canal TCM rendirá el 9 de este mes a esta grandísima estrella, historia eterna del Hollywood clásico. Emitirá tres de sus películas más conocidas: Duelo de titanes, el wéstern que protagonizó junto a Burt Lancaster y que recrea el famoso duelo en O.K. Corral; Veinte mil leguas de viaje submarino, la adaptación de la célebre novela de Julio Verne, y la ya mencionada Espartaco, el largometraje dirigido por Stanley Kubrick.
Era el hijo de un hombre que recogía ropa y chatarra de las calles para revenderla. Sus padres, unos emigrantes bielorrusos de origen judío, se habían establecido en Amsterdam, una pequeña ciudad del estado de Nueva York famosa por la fabricación de alfombras. Buen estudiante y atleta, se matriculó en la American Academy of Dramatic Arts para convertirse en actor y cambió su nombre por el de Kirk Douglas para poder abrirse camino en una época marcada por un fuerte antisemitismo.
Llegó a Hollywood en 1945 para rodar El extraño amor de Martha Ivers. Como él mismo ha recordado varias veces, atravesó el país en tren desde Nueva York estudiando un papel equivocado. Pensaba que su personaje era el que debía interpretar Van Heflin cuando, en realidad, había sido contratado como actor de reparto. Esa pequeña equivocación no supuso ningún obstáculo porque, a partir de ese momento, comenzó a edificar una de las carreras cinematográficas más sólidas del cine norteamericano, no solo como actor, sino también como productor. “Hacer una película es crear una ilusión”, dijo en 2001 en Berlín cuando le concedieron un Oso de oro por toda su carrera.
En 1950 recibió su primera nominación a los Oscar por El ídolo de barro. Poco después interpretó a un atormentado músico de jazz en El trompetista; a un periodista sin escrúpulos en El gran carnaval y a un despiadado productor de cine en Cautivos del mal, papel que le valió su segunda nominación a los Oscar. Se convirtió también en Van Gogh en El loco del pelo rojo, su tercera candidatura a los premios de la Academia. Brilló en westerns como La pradera sin ley o El último tren de Gun Hill y en intensos melodramas como Un extraño en mi vida. “Cada personaje que he interpretado tiene algo de mí. Me reservo el derecho a elegir papeles que me permitan interpretar algo que me emocione”, confesaba ante los periodistas en la capital alemana.
El mes pasado, recibió el premio Teddy Kollel, otorgado por el Congreso Mundial Judío, por su compromiso con la defensa de la cultura hebrea. Su hijo Michael Douglas, de 72 años, fue quien recibió el galardón en nombre de Kirk y dijo: "El 9 de diciembre, mi padre cumplirá 100 años. Sé que considera este premio como un regalo anticipado de aniversario".




Publicar un comentario