JULES VERNE

JULES VERNE

lunes, 31 de marzo de 2014

Otra vez Julio Verne

Fila siete

Otra vez Julio Verne

Vicente Quiroga | Actualizado 09.09.2008 - 11:46
 zoom

Share
Una de las novelas más famosas de Julio Verne, es también la más adaptada al cine. Ésta es la cuarta transposición a la pantalla, si recordamos una de las clásicas, realizada por Henry Levin en 1959, con James Mason y Pat Boone como protagonistas; la dirigida en España en 1976, por ese gran especialista del cine de aventuras que ha sido Juan Piquer Simón, realmente notable y meritoria por tantos motivos y la que se llevó a cabo para la televisión en 1999, de la que fue autor George Miller. 

Con la incorporación nuevamente de las 3 dimensiones al cine digital del momento, siempre que sea posible ver la película en este sistema y mediante la aportación tecnológica adecuada como las llamadas Salas IMAX, ningún argumento mejor que éste que es, además, todo un ejemplo de imaginación creativa, debida a ese precursor y visionario de tantas evidencias de nuestro tiempo que fue el genial escritor francés, una extraordinaria lección para los poco ocurrentes guionistas de Hollywood de la actualidad. 

Y si eso es todo un feliz hallazgo para el más clásico cine de aventuras lo es de manera notable y significativa para esa narrativa espectacular de los efectos especiales, para los que esta novela de Verne, como otras, brinda oportunidades increíbles. Por eso uno de los artífices de esta nueva adaptación de Viaje al centro de la tierra, ha sido como productor ejecutivo, el propio actor protagonista, Brendan Fraser, que, especializado en el cine aventurero, triunfando en la actualidad con La Momia: La tumba del Emperador Dragón, no dudó en encarnar al científico Trevor Anderson, que se aventura en ese periplo imprevisible hacia las entrañas del planeta. 

No podía ser más que uno de los más prestigiosos expertos en efectos especiales como Eric Brevig, el que dirigiera esta película, para demostrar su pericia como ya lo hiciera en Abyss (1989), de James Cameron y en Desafío total (1990), entre otras realizaciones importantes. Es muy significativo que un precedente literario de tanta entidad en el ámbito fabuloso de la fantasía y la ciencia-ficción, de cuyo autor celebrábamos no hace muchos años su centenario, sirva de aportación destacada en las innovaciones tecnológicas de nuestro tiempo.

Quizás esto es lo mejor que pueda decirse de una película que basa todos sus propósitos de cara al espectador amante de la aventura cinematográfica, en el mayor lucimiento de su diseño de producción y en el máximo despliegue de sus efectos especiales


Leer más:  Otra vez Julio Verne  http://www.huelvainformacion.es/article/ocio/224207/otra/vez/julio/verne.html#sSf3unBRCkvsXVik

Julio Verne en 3D

Fila siete

Julio Verne en 3D

Vicente Quiroga | Actualizado 16.09.2008 - 11:23
 zoom

Share
Julio Verne, muchos de cuyos relatos han sido llevados más de una vez al cine, sigue siendo venero inagotable de nuevas experiencias cinematográficas. Ahora en Tres Dimensiones, en salas habilitadas técnicamente para ello, proporcionando nuevas y apasionantes perspectivas a tan fascinantes narraciones. Viaje al centro de la Tierra, actualmente en las carteleras, es un buen ejemplo de esta nueva versión, que consigue renovar con más avanzadas tecnologías una modalidad de proyección cinematográfica surgida en la década de los cincuenta.

Precisamente en el año 1959 se estrenaba una admirable versión de Henry Levin de este Viaje al centro de la Tierra, que, ahora a su espectacularidad tecnológica, en su vistosa exhibición de toda suerte de efectos especiales y el sonido digital, une los poderosos atractivos propios de una aventura fantástica que siempre tiene público adicto y entusiasmado. Por ello la producción está dirigida a un público familiar que si no vio aquella versión o la muy digna del español Juan Piquer, realizada en 1976, como recordaba en mi crítica de esta nueva versión publicada en esta sección hace una semana, puede quedar deslumbrado por esta aventura que adentra a los espectadores en las más profundas sinuosidades de nuestro planeta.

La realización de Eric Brevig , tal vez no despliegue tanta imaginación como sus nobles precedentes, pero los supera con una iconografía magníficamente lograda y perfeccionada, donde los efectos visuales deparan al espectador parajes insólitos, fantásticos, sorprendentes y a la vez criaturas ya extinguidas, alucinantes y espectaculares. Por otra parte tanto en la actitud de algunos personajes como en las situaciones que viven en ocasiones, se suscitan momentos jocosos, humorísticos y divertidos. Con ellos la acción trepidante y los más comprometidos lances no sólo entretienen al espectador sino que le emocionan o intrigan.

Esa hábil combinación de la técnica tridimensional, que, insisto, sólo es posible en salas habilitadas con esta técnica de proyección, acrecienta la fuerte impresión de secuencias resueltas con actores reales, el ya clásico animatronic y los fondos digitales convenientemente añadidos. 

Es protagonista y además productor ejecutivo, el popular actor Brendan Fraser, el habitual titular de la saga de La Momia, cuya tercera entrega triunfa actualmente en las carteleras internacionales y también en las onubenses. Ha apostado bien por productos esencialmente comerciales como lo es este "remake" basado en una de las más famosas novelas de Julio Verne, que se ha situado en este último fin de semana en el segundo puesto de las películas más taquilleras del momento.

No es para menos en esta producción realizada para distraer y apasionar en algún momento a los amantes de la aventura fantástica y propicia a la intriga, género que siempre ha sido muy rentable y que brinda la ocasión de admirar secuencias tan sobresalientes como las del mar interior y el campo magnético.


Leer más:  Julio Verne en 3D  http://www.huelvainformacion.es/article/ocio/229999/julio/verne/d.html#sSf3CAooe6N9cZA4
Mejora tu Posicionamiento Web con http://www.intentshare.com

Portadas Verne