JULES VERNE

JULES VERNE

miércoles, 30 de mayo de 2012

Julio Verne en "Para todos la 2"

Julio Verne en "Para todos la 2" El magacín español "Para todos La 2 RTVEes A la Carta", dedica uno de sus programas al análisis de la obra futurista del visionario novelista francés Julio Verne. El homenaje incluye un clip biográfico y en el debate participan Mario García Bartual, divulgador científico, y Jorge Wagensberg, director científico de la fundación "La Caixa". © Youtube.com


<iframe width="560" height="315" src="http://www.youtube.com/embed/AThgzUYGaOg" frameborder="0" allowfullscreen></iframe>

Tomado de www.jverne.net

martes, 29 de mayo de 2012

Julio Verne | Ficción que se volvió realidad



Julio Verne | Ficción que se volvió realidad


A la mente imaginativa del escritor francés Julio Verne no escaparon ni los utilitarios faxes de hoy, ya no digamos la tecnología que nos sorprendía en pleno Siglo XX, como para envidiar aquella mente privilegiada del autor de Nantes, que vislumbró el futuro cuando pensárse aquellas cosas eran eso, pura ficción. En 1859 Verne era un joven entusiasta y volvía de un viaje a Escocia, lleno de ideas como siempre, escribió una novela, París en el Siglo XX, retrataba aquella a la perfección, nuestras sociedades actuales, inmersas en el consumismo y siempre ávidas de don Dinero.
Aquella obra no mereció la atención de los editores, que se la pensaban negra, oscura y demasiado fantasiosa, que no imaginaban la importancia que la vida “fashion” del siglo XXI. Aún asi Verne no se dio por vencido y en los siguientes años escribió, nada menos que 60 de sus más grandes relatos, en una colección llamada “Viajes Extraordinarios” y lo eran, aviones, helicopteros, el fax, los ordenadores, la era espacial, los viajes en submarino, la exploración de la luna, las investigaciones al centro de la tierra.

Verne adquirió entonces alguna fama y esto le permitió viajar, que le encantaba viajar como una forma de acrecentar su conocimiento y dejar volar su imaginación, privilegiada imaginación que durante los años hasta aquel día como hoy 24 de marzo de 1905, en que enfermo de diabetes moría en su casa, el más grande escritor de ficción en la historia de la literatura.
El hijo que durante mucho tiempo se encargó de la corrección de las obras de su padre, siguió con la impresión de las que hasta entonces no habían visto la luz. El bisnieto publicó aquella primera novela que no quisieran publicar de Verne, Paris en el siglo XX, que hoy resulta como cotidiana para muchos, fax, computador, internet, dinero, lujo, y mucha buena vida, sin encontrar la felicidad pese a tenerlo todo, suena muy de nuestros días para algunos privilegiados que teniendo todo en una era de gran modernidad, no pueden alcanzar la ansiada felicidad.
A más de un siglo de la muerte del gran Verne, sus historias no han perdido la frescura de sus inicios; para quienes lo leímos en la niñez, sin duda releerlo alguna vez siempre resulta, refrescante y sorprendente, quizá ya no por nuevos descubrimientos científicos que hoy están a la orden del día, sino por asistir a la mente de un hombre que vivió en su imaginación por muchos años adelantado a su época.
¿Quieres leer “Paris en el Siglo XX”? pincha aquí

viernes, 25 de mayo de 2012

Jules Verne School aniversary

Jules Verne School aniversary 

<iframe width="560" height="315" src="http://www.youtube.com/embed/6S636eDerCk" frameborder="0" allowfullscreen></iframe>

La NASA se prepara para el “abordaje” de un asteroide

Planes de la NASA para visitar un asteroideHace unas semanas el popular diario humorístico 'The Onion' publicaba una de sus habituales noticias-chiste titulada "La NASA anuncia sus planes para enviar a un hombre a Cleveland en autobus"... evidentemente, se trataba de un artículo sarcástico que bromeaba con la delicada situación económica que actualmente está atravesando la Agencia Espacial Estadounidense.
Sin embargo, es un chiste que no se aleja tanto de la realidad puesto que en estos momentos, después del recorte en sus presupuestos y de la retirada de los transbordadores espaciales, lo cierto es que la NASA, hoy por hoy, no tiene capacidad de enviar astronautas mucho más allá de sus fronteras.
[Relacionado: Detectan por primera vez la luz de un planeta rocoso]
Por eso, cada anuncio que realizan los americanos sobre planes espaciales es recibido con gran escepticismo tanto por los medios especializados como por el público en general, que están viendo cómo la agencia que hace poco lideraba la conquista del espacio tiene que compartir protagonismo con otras más modestas y con menos historia, e incluso por iniciativas privadas que están consiguiendo retos hasta hace unos años impensables.
La NASA se está quedando atrás. Quizá por ello cada cierto tiempo anuncia algún plan espectacular en un intento de volver a retomar el pulso de su actividad, su prestigio y sus ambiciones del pasado.
El nuevo anuncio, como otros que ya realizados, parece demasiado arriesgado: "La NASA comienza el entrenamiento del astronauta Tim Peake para una futura misión tripulada a un asteroide". El objetivo de la misión sería posarse sobre el asteroide y permanecer en su superficie hasta un total de 30 días recogiendo muestras y estudiando el origen del sistema solar.
[Relacionado: Viajaremos a Júpiter a buscar vida en sus grandes lunas]
Viajar hasta un asteroide, aterrizar y realizar estos experimentos supondría una misión realmente impresionante que necesitaría de una duración aproximada de un año, algo para lo que los astronautas deberán prepararse a conciencia.
Laboratorio submarino AquariusEl primer paso de este proyecto ha sido comenzar el entrenamiento de Peake en las impresionantes instalaciones del laboratorio submarino de la Agencia Nacional para el estudio de la Atmósfera y el Océano de los Estados Unidos (NOAA). Se conoce como AQUARIUS y es el sueño de Julio Verne hecho realidad.
AQUARIUS es un laboratorio submarino situado a 20 metros de profundidad en las aguas de Florida y NASA lo utiliza para preparar a los astronautas en condiciones similares a la falta de gravedad. Gracias a esta maravilla tecnológica, los astronautas pueden estar bajo el agua varios días sin salir a la superficie.
Sin embargo, todo este anuncio no ha levantado la espectación que muchos podrían pensar. Incluso en algunos medios califican el proyecto de mera ciencia ficción... y no les falta razón.
Hay que tener en cuenta que la idea de visitar un asteroide queda muy lejos de la realidad económica de la NASA que, incluso en las mejores situaciones y con buenos presupuestos, no podría afrontar este reto hasta dentro de al menos 20 años.
[Si te ha gustado este artículo, seguro que te interesa: Vesta no es un asteroide, es un bebé planeta]

El alcalde y la concejala de Educación viajan con Julio Verne de la mano de los niños del centro Ricardo y Codorniu

02/05/2012

El alcalde y la concejala de Educación viajan con Julio Verne de la mano de los niños del centro Ricardo y Codorniu

EnviarImprimirComentar Fuente: Ayuntamiento de Alhama de Murcia

El alcalde y la concejala de Educación viajan con Julio Verne de la mano de los niños del centro Ricardo y Codorniu
El alcalde de Alhama de Murcia, Alfonso Fernando Cerón, junto a la concejala de Educación, Ana Fernández, invitados por la dirección, disfrutaron de una agradable y bonita visita al colegio Ricardo y Codorniu. Acompañados por el director del centro y por la jefe de estudios, pudieron ver los increíbles trabajos hechos por los alumnos en la Semana de las Letras, dedicados a la novela "La vuelta al mundo en ochenta días" de Julio Verne.
Ubicados por distintos lugares del edificio del centro, los alumnos habían recreado distintos lugares del prolífico viaje con etapas en Japón, la India el Reino Unido o Egipto. En cada una de esas paradas, se podía contemplar desde el transporte en el que llegaron los personajes de la novela como los símbolos más destacados del país, sus costumbres, su forma de vestir, o su cultura.
El trabajo ha permitido a los alumnos conocer otros países y otra cultura y, sobre todo, de la mano de Phileas Fogg y su ayudante Passepartout, personajes del francés Julio Verne, reconocido como uno de los padres de la ciencia ficción.
Las actividades de alumnos y profesores, han sido complementadas por otras hechas por los propios padres lo que la Semana de las Letras en el centro Ricardo y Codorniu ha supuesto un importante "viaje" compartido por toda la comunidad del centro.

jueves, 24 de mayo de 2012

Un equipo de investigadores llega hasta los ocho kilómetros de profundidad

Un equipo de investigadores llega hasta los ocho kilómetros de profundidad

Japón se adentra en el centro de la Tierra de Julio Verne

El centro de la Tierra sigue estando muy, muy, muy lejos, pero hasta ahora nadie se ha adentrado tan a fondo en las entrañas del planeta como una expedición japonesa, que ha perforado el mayor agujero, bajo la superficie del mar, realizado hasta ahora.


  • Envia a un amigo
  • Imprimir esta noticia

La misión ha logrado llegar hasta los 7.740 metros bajo el agua
Diccionario Inteligente
9 Mayo 12 - Madrid - E. V.
Piense en una montaña casi tan alta como el Himalaya. Ahora, dele la vuelta e imagine toda esa distancia, desde el nivel del mar hasta la cumbre, bajo la Tierra. Eso es: ocho kilómetros en dirección al centro del planeta en un inacabable agujero. Es lo que ha hecho un equipo de oceanográficos de Japón, que ha establecido un nuevo récord en perforación en la corteza terrestre.
La misión ha logrado llegar hasta los 7.740 metros bajo el agua, superando el récord mundial anterior de 7.050 metros registrado en la fosa Mariana en 1978. En aquella ocasión, un barco estadounidense sumergió un taladro a 7.034 metros de profundidad y, una vez allí, taladró en la corteza un agujero de 15 metros y medio.

Esta vez, el taladro del barco japonés se ha situado en un punto de la costa norte del país, la Fosa de Japón, el fatídico lugar donde se cuecen muchos de los terremotos y tsunamis que han asolado la zona, a 6.883,5 metros de profundidad. Una vez allí, hizo una perforación de casi in kilómetro (865,5 metros), una distancia impensable hasta la fecha, según informa el periódico japonés en inglés Mainichi.

Cómo prevenir un terremoto
El objetivo de la investigación es precisamente ése, asomarse al punto más lejano de la Tierra al que ha llegado jamás la investigación humana para intentar averiguar algo sobre las causas de la formación de un seísmo y, de esta forma, obtener algunas claves para prevenirlo.

La perforación marina se enmarca dentro del plan investigador puesto en marcha por el gobierno japonés después del devastador terremoto y posterior tsunami de marzo de 2011.
De los trabajos se ha encargado el buque especial de investigación “Chikyu” (“Tierra” en japonés), perteneciente a la Agencia Japonesa para la Ciencia y la Tecnología Marítima y Terrestre, que utiliza la más moderna tecnología en materia de perforaciones.

En los trabajos se tomaron muestras de la falla geológica, que serán analizadas posteriormente, justo en el lugar en el que convergen la Plaza del Pacífico con la Placa Continental Euroasiática, un cóctel mortal para la formación de terremotos. De la información que de allí se extraiga quizás se puedan obtener datos trascendentales para aprender a
comprender, y de paso prevenir, los temblores de la Tierra.
Aún así, por supuesto, el camino hacia el centro de la Tierra con el que fantasearon escritores como Julio Verne e infinidad de científicos estará aún muy lejos.

La perplejidad de Julio Verne

laopinióndemalaga.es »Opinión
Noticia anteriorNoticia siguiente
La mirilla

La perplejidad de Julio Verne

05:00
Alfonso VázquezNi siquiera ese gran vislumbrador del futuro que fue Julio Verne pudo imaginar que una zona turística con más de medio siglo de vida carecería de un tren para comunicar de punta a punta sus ciudades. Hoy por hoy, –o como dicen muchos políticos locales, imitando el francés, «a día de hoy»– esta es una de las dos vergonzosas carencias de la Costa del Sol. No tenemos un ferrocarril que vaya, y sería lo mínimo, de Málaga capital hasta Estepona. Como saben, la línea termina en Fuengirola y con este escueto trayecto también se disipan muchas de nuestras esperanzas de un presente más próspero (del antiguo tren a Vélez ni hablamos).
En los últimos años Málaga Sensaciones, la iniciativa particular de un economista malagueño, Nacho Mata, se ha encargado de dar a conocer la capital a la poco explorada colonia de extranjeros residentes en la Costa del Sol, un colectivo muy olvidado que, como manifiesta cuando visita la capital, depende en buena parte del tren para desplazarse, de ahí que la poca amplitud de horarios y su corto recorrido no les deje muchas alternativas. Poco amigos de desplazarse en coche y prefiriendo el tren al autobús, lo tienen complicado para poder asistir a una Noche en Blanco o a una sesión del Cervantes. Nuestra limitada red de ferrocarril es un freno para la economía malagueña y ni la época de fuegos artificiales inmobiliarios ha conseguido que las administraciones reaccionen como era su deber.
La otra vergonzosa carencia, una suerte de canción del verano que repiten políticos de todos los partidos –formaciones que han demostrado con creces su ineficacia– es el saneamiento integral de la Costa. No basta con que una ciudad cumpla sus deberes. Es más, los municipios que sí tienen solucionada la papeleta, reciben la porquería ajena, haciéndose realidad la vieja norma de las Siete Partidas de Alfonso X El Sabio, que deja claro que los mares y riberas, igual que el aire o el agua de lluvia, son propiedad de todos: por lo que se ve, en la costa malagueña hacemos realidad una dudosa libertad de movimiento de basuras y el concepto de propiedad común lo aplicamos en el peor de los sentidos.
Año 2012, sin el litoral saneado, con riesgo importante de disfrutar de unas playas sucias y con el tren, como siempre, yendo de Málaga a Fuengirola y viceversa. Julio Verne estaría, como muchos malagueños, igual de perplejo.

Verne como educador

ÍDOLOS DE LA CUEVA

Verne como educador


La colección de La Pléiade, el más respetado panteón de la literatura francesa, ha dedicado dos volúmenes (unas 3.000 páginas en semibiblia) a cuatro de las novelas de Julio Verne (1828-1905) incluidas en el extenso ciclo narrativo Viajes extraordinarios, que es el nombre que impuso el editor Pierre-Jules Hetzel a toda su producción literaria. Se completa de este modo la reparación del reiterado malentendido que propició que la obra del autor francés más popular y traducido haya sido considerada con inequívoco desdén por gran parte de la crítica “seria”, que la ha relegado durante demasiado tiempo al condescendiente purgatorio de las obras “menores” y las lecturas adolescentes.
Dejando a un lado la consideración de que, frente a la actual producción literaria orientada al consumo adulto, las novelas de Verne ofrecen un sorprendente y estimulante nivel de elaboración narrativa, lo cierto es que también han servido para que varias generaciones de adolescentes experimenten el inefable (e intransferible) poder de la literatura. Verne ha sido probablemente el novelista por el que más jóvenes han perdido el sueño, y el que ha conseguido con más rotundidad que, durante el tiempo de la lectura, el mundo exterior se disolviera ante el poder de atracción y la más sólida presencia de otros que, a pesar de sustentarse en el artificio, adquirían mayor solidez. Con Verne descubrimos, mucho antes de que Henry James lo formulara estupendamente, que lo que en la vida es despilfarro y caos, en el arte es orden y discriminación.
Supo utilizar los descubrimientos de los grandes científicos, inventores, geógrafos y viajeros de su tiempo
Se han publicado muchos libros para explicar el modo en que sus obras han moldeado nuestro imaginario. Representante de una generación que creía en el progreso sin fin y seguía apasionadamente en la prensa las hazañas de los exploradores que ultimaban el conocimiento del planeta, Verne supo utilizar los descubrimientos de los grandes científicos, inventores, geógrafos y viajeros de su tiempo (de Darwin a Pasteur, de Maxwell a Edison, de Reclus a Speke o Livingstone) para dar consistencia a la realidad física del mundo sin destruir el misterio que alberga. Deseaba parecerse al educador que instruye deleitando, pero su pedagogía no era la del profesor, sino la del hechicero que reencanta el mundo. Sartre, uno de sus lectores adolescentes, se refería a su método en Las palabras: “en los instantes más críticos suspende el hilo del relato para ofrecer la descripción de una planta venenosa o de un hábitat de indígenas”.
Pero Verne también fue un consumado creador de personajes. La mayoría de ellos están desprovistos de las profundidades psicológicas propias de la novela decimonónica, pero no la necesitan. Podrían considerarse “planos” (flat) según la célebre taxonomía de Forster: aquellos que pueden ser caracterizados en muy pocas frases, algo en lo que también Dickens era un maestro. De entre todos los personajes de Verne, Nemo (“Nadie”: se presenta igual que Ulises a Polifemo) es el que sigue siendo mi favorito. Se trata de un héroe oscuro e inteligente, moralmente ambiguo, capaz de compadecer y de aniquilar, explorador y científico (condensó en el Nautilus el saber más avanzado de su tiempo e, incluso, del que iba a venir), filósofo y amante del arte, reformador con huella sansimoniana y, a la vez, olímpico aristócrata; romántico, audaz, atormentado por algo que no llegamos a saber muy bien en qué consiste, pero intuimos terrible. Y, como el hombre libre de Baudelaire, adora el mar, del que obtiene todo lo necesario (incluido tabaco) para él y para sus seguidores. Sabemos poco de él (se desvela algo más en La isla misteriosa), pero con lo que conocemos ya es suficiente para convertirle en mito. He vuelto a frecuentarlo estos días con admiración y agradecimiento retrospectivo. Y, es verdad que, como leer consiste en haber leído, ahora dispongo de herramientas para contextualizarlo y entenderlo mejor. Pero las cambiaría con gusto por revivir mi primer encuentro con él: aquella alegría estupefacta y estimulante que provoca el inesperado descubrimiento de la literatura.

La primera bicicleta voladora acerca un sueño de Julio Verne

La primera bicicleta voladora acerca un sueño de Julio Verne
08:47 am 24-May de 2012|EFE
El prototipo virtual en 3D ha sido desarrollado por Technodat, Evektor y Duratec, tres empresas checas que presentarán el modelo real en septiembre próximo
Escritor frances Julio Verne
Escritor frances Julio Verne |
Los amantes del ciclismo podrán dentro de poco acceder a nuevas sensaciones gracias a la primera bicicleta voladora, cuyo prototipo virtual fue presentado hoy en Praga y que hará que pueda convertirse en realidad un sueño de Julio Verne.

"Carece aún de aplicación comercial, aunque tendrá en todo caso un vuelo corto y en condiciones seguras, dado que no tiene licencia para vuelo", declaró a Efe Ales Kobylik, gerente de la empresa Technodat.

La bicicleta, con marco ligero de aleación (dural), se elevará a una altura máxima de cinco metros, "lejos de los cables de la luz", y contará con unos dispositivos para regular el vuelvo, avanzó asimismo Kobylik.

El prototipo virtual en 3D ha sido desarrollado por Technodat, Evektor y Duratec, tres empresas checas que presentarán el modelo real en septiembre próximo durante la Feria Internacional de Maquinaria de Brno (República Checa).

Es un bicicleta que desarrolla una potencia de 47 kilovatios y que pesa 85 kilogramos sin el piloto, siendo la carga máxima que puede desplazar en el aire de 170 kilogramos.

Tiene 3,5 metros de largo, 2,5 metros de ancho y 1,2 metros de altura.

Su tiempo aproximado de vuelo son de tres a cinco minutos, y alcanzará una velocidad máxima de 50 kilómetros por hora.

Actualmente, los checos están testando "el marco de la bicicleta" y la semana próxima verificarán "el uso del regulador y la electrónica", señaló también el gerente.

Tiene cuatro motores de 10 kilovatios para accionar dos pares de hélices de marcha contraria, delante y detrás del piloto, dispuestas en un plano longitudinal.

Además, posee dos motores estabilizadores de 3,5 vatios en ambos lados.

Las hélices principales para la fuerza de tracción estática son de 1.300 milímetros, con 2.500 rotaciones por minuto, y las hélices de estabilización son de 650 milímetros.

La fuente de energía es una batería de polímero de litio con capacidad de 50 amperios/hora.

Kobylik reconoció hoy que, por encima del uso comercial de este artefacto, lo principal que se pretende es "mejorar el uso de nuestros conocimientos, ver posibilidades de cooperación y extender los límites de nuestras tecnologías".