JULES VERNE

JULES VERNE

miércoles, 31 de agosto de 2011

MAS CARICATURAS IV

Esbozo caricatura de Julio Verne


 
Jules Gabriel Verne / Julio Verne



Dibujo realizado para un proyecto que hace tiempo que tenia pensado y voy a retomar.
 

 
Jules Gabriel Verne / Julio Verne


POL SERRA: Jules Gabriel Verne / Julio Verne

POL SERRA: Jules Gabriel Verne / Julio Verne


excelente, visiten mi blog http://julesverneastronomia.blogspot.com

20.000 LEGUAS DE VIAJE SUBMARINO. DVD



20.000 LEGUAS DE VIAJE SUBMARINO (BURBANK - 1985) ANIMACION. DIBUJOS ANIMADOS


Basado en la novela de Julio Verne, narra la historia de unos científicos que arriesgan su vida para descubrir el origen de una serie de naufragios misteriosos. El profesor Pierre cree que se trata de un animal marino gigante, pero por sorpresa es cuando descubre que se trata de un barco metálico submarino, algo impensable en esa época (año 1886). Esta maravilla de la técnica se debe al capitán Nemo, quien, a pesar de su brillantez, tiene sus facultades perturbadas.

Precio de venta directa:

9,95 €
Items: 1

Estado: 4 - Bueno (muy pocas señales de uso)

¿Tienes dudas? Pregunta al vendedor

El vendedor admite ofertas

De la tierra a la luna – Julio Verne

De la tierra a la luna – Julio Verne


Posted by Alexander C. Andrade on Aug 13, 2008 in Bill, Clásicos, Libros
13 comments

De Verne había leído antes – y me impresionó muchísimo – 20000 leguas de viaje submarino, libro que comprara en alguna ocasión después de ver una pelicula de igual titulo, pero dicho libro se perdió en lo de los prestamos acostumbrados sin retorno.

De la tierra a la luna estuvo en mi lista de lectura quizas desde entonces. Tengo una memoria USB con una carpeta en la que tengo mis libros digitalizados por leer, y los voy imprimiendo conforme la necesidad va presentándose. Este libro estuvo en esa USB alrededor de cinco años. La USB tampoco ha sido la misma, desde la primera que adquiri la carpeta anda cambiando de una a otra, casi siempre de mayor capacidad y siempre con mas libros. Hay una subcarpeta llamada LEIDOS, donde muevo todos aquellos libros que ya he leido.

RESUMEN

El inicio del libro nos sitúa en la guerra de secesión de los EUA, y de los progresos en el diseño de misiles alcanzados por aquellos días de parte de los asociados del Gun-Club. De un momento a otro, la guerra finaliza y deja sin propósito a los miembros de este club, quienes comprendiendo la imposibilidad de declarar la guerra a nadie más, están resignados a disolverlo, momento en que reciben una convocatoria del presidente del Club, Barbicane, para preparar una bala que sea disparada hacia la luna.

La proposición es bien recibida por toda la nación, o todo el mundo. La luna se pone de moda y la mas detallada información acerca de ésta se vuelve conocimiento popular de quien quiera aparentar estar perfectamente informado. La Universidad de Cambridge envia a solicitud del Gun-Club un detalle de los hechos técnicos acerca de la luna, necesarios para la empresa propuesta. Se discute los detalles de la bala, que se decide será fabricada en aluminio para obtener el peso requerido. Se discuten los detalles del Cañón, sus proporciones, de acuerdo a la bala que será disparada. Se discute lo referente a la pólvora a usar, con la finalidad de obtener la aceleración inicial sugerida por Cambridge. Y finalmente se discute la ubicación del cañón, que debe ser fundido en el mismo lugar para evitar aparatosos traslados. Por recomendación de Cambridge, y para efectuar un disparo limpio hacia el cénit (90 grados), esta ubicación debe estar bajo el paralelo 28. Solo Texas y Florida cumplen estos requisitos, y el honor de acoger el famoso cañón amenazan desencadenar el conflicto armado que los del Gun-Club hubiesen querido para seguir mejorando la artillería. Al final, previedo problemas mayores en un estado tan grande como Texas, Barbicane se decide por Florida, ganándose el desprecio de Texas. En los meses siguientes se puede apreciar que uno y otro estado tenían fuertes razones para disputarse el honor del lanzamiento, ya que la poblacion de Tampa creció exponencialmente, su infraestructura mejoró, su economía mejoró.

Cuando el lugar del emplazamiento hubo sido encontrado y el cañón se hubo fundido en su sitio, se creía que la popularidad de la empresa de Barbicane y el Gun Club iría en franco descenso hasta desaparecer, cuando un nuevo suceso catapultó nuevamente el proyecto a las primeras planas: Michel Arden, un francés aventurero (el equivalente a un Steve Fosset) se ofreció para tripular el proyectil, con todo el revuelo que eso significó. Se hizo las discusiones pertinentes y habiendo decidido enviar al tripulante, se hizo las modificaciones pertinentes. Después de una prueba lanzando un par de animales al mar, los trabajos estuvieron concluidos (incluido el gigantesco telescopio con el que habrían de seguir de cerca la trayectoria del proyectil) y quedaba esperar solamente a la luna.

El momento del disparo llegó, causando un estampido tal que conmocionó al mundo entero, y provocando que el cielo se nublara por varios días sin permitir que el telescopio pudiera observar el lanzamiento.

COMENTARIOS

El libro es de inicio a fin interesante, es una sucesión de eventos todos importantes e interesantes que mantienen el interés en la lectura, y brindando lo que supongo para aquel entonces eran datos recien descubiertos. Verne nos ilustra acerca de las distancias de la luna y los planetas (los hasta aquel entonces conocidos), acerca del movimiento lunar, acerca de balística, acerca de pólvora, acerca de la construcción de un telescopio, etc.

Y enredado en todo eso hay toda una historia que nos devela las personalidades de Barbicane, Nicholls, Arden, Maston y otros cuantos, con sus conflictos personales y sus rivalidades, que le ponen sabor a la historia. La reacción del público es especialmente captada por Verne y es un elemento vital a lo largo de la historia.

Sin embargo, quizá lo que más mérito le merece es la descripción que hace de dos momentos clave en la historia: el proceso de fundicion del cañón columbiad y el momento del lanzamiento del proyectil. El final es inesperado y novelesco, abierto en una historia que está lista a continuar, y de hecho así ocurre en el libro Alrededor de la luna, publicado en 1870, cinco años después de la primera parte.

Un libro altamente recomendable.



DE LA TIERRA A LA LUNA(PORTADAS



De la Tierra a la Luna. Julio Verne



 
Libro que acabo de terminar de leer, ed ANAYA
 

 
 
Portadas de diferentes editoriales De la tierra a la luna

Ilustación en 3d De la tierra a la luna



Ilustración en 3d del cuento de Julio Verne “De la Tierra a la Luna” usada como fondo para completar con personajes 2d y publicada por editorial para libro de texto.


"De la Tierra a la Luna". Julio Verne



martes 29 de marzo de 2011


"De la Tierra a la Luna". Julio Verne

Los niños y las niñas del 3er. Ciclo de E. Primaria han viajado hoy a Cuenca para ver la obra de teatro "De la Tierra a la Luna".

Como sabéis, esta obra teatral es una adaptación de la novela de Julio Verne que lleva el mismo nombre. Julio Verne se adelantó en esta novela y en la casi totalidad de su obra a su tiempo, en materia científica.

"De la Tierra a la Luna". Julio Verne








Una Venia para Chaffanjon

EL ORINOCO VIII 001EL ORINOCO IX 001

EL ORINOCO IV 001

EL Soberbio Orinoco en 80 mundos

ORINOCO 001EL ORINOCO I-A 001EL ORINOCO II-A 001EL ORINOCO IV 002EL ORINOCO VI 001EL ORINOCO VII 001EL ORINOCO VII 002


NOTA:Parece que está dificil para leer, esto es un art sobre el Soberbio Orinoco,publicada en la Revista Imagen, en 1998, con motivo del centenario del Soberbio Orinoco

miércoles, 24 de agosto de 2011

1910-EL SECRETO DE WILHELM STORITZ - Julio Verne

martes 23 de agosto de 2011


1910-EL SECRETO DE WILHELM STORITZ - Julio Verne


Por desgracia, de la última de sus novelas que pueden catalogarse de CF no podemos hacer una reseña laudatoria. Verne empezó a escribir esta obra en 1901, tras la publicación en Francia de "El hombre invisible" de H.G.Wells, cuyo tema recuperó para esta historia, finalizada en 1904, un año antes de su muerte. Sin embargo, no sería publicada hasta 1910, primero por entregas en “Le Journal” y luego en volumen por Hetzel.

La historia es narrada por Henri Vidal, un ingeniero que viaja de París a la ciudad ficticia de Ragz, situada en Hungría, a orillas del Danubio, donde su hermano va a casarse con Myra Roderich, hija de un respetado médico local. La familia Roderich había rechazado la petición de mano del alemán Wilhelm Storitz, hijo de un famoso científico del que se decía tenía poderes sobrenaturales. Storitz recurre a uno de los inventos de su padre, una poción de invisibilidad, con la intención de vengarse por la afrenta a su orgullo y provocar el caos en la ciudad que, según él, le ha humillado.

La novela de Verne no ha envejecido bien. No hay más que compararla con "El hombre invisible" de Wells para darse cuenta de que uno fue un escritor del siglo XIX, mientras que el otro lo fue del XX. Tanto en esta novela como en la de Wells, el "hombre invisible" es un personaje trastornado y con serios desequilibrios, que siembra el caos a su alrededor intentando imponer su voluntad, destruyéndose a sí mismo en el proceso. Ahora bien, mientras que Wells adoptó el punto de vista de un cronista externo, Verne utiliza a Henri Vidal como narrador, pretendiendo introducir así un mayor grado de tensión psicológica al aproximarnos a su miedo, su rabia y confusión ante los acontecimientos que se suceden a su alrededor y sobre los que no tiene control alguno. Por desgracia, el recargado estilo de la prosa, su cursilería y sentimentalismo en demasiados pasajes y una obsesión por el detalle innecesario, ralentizan la acción, espacian en demasía las escenas inquietantes y lo anclan en una tradición folletinesca algo rancia que para entonces ya había sido superada por otros escritores del género.


Por el contrario, Wells optó por una aproximación más distanciada que nos permitía escuchar de la propia boca de Griffith (el hombre invisible) sus argumentos, proyectos y locuras. Al Storitz verniano, en cambio, no tenemos oportunidad de oírle -y, por tanto, simpatizar en mayor o menor medida con él- más allá de sus exclamaciones vengativas en sus fugaces intervenciones. Wells, además, construyó unos personajes secundarios más humanos, menos afectados que los de Verne, destacando también el novelista británico las graves desventajas que conllevaba la invisibilidad en el ámbito cotidiano.

Naturalmente, la novela de Verne arrastra los tics sociales y políticos de la época en la que se escribió: las mujeres se desmayan ante cualquier imprevisto o sobresalto y deben guardar cama hasta que se recuperan; los alemanes se muestran desde una óptica negativa (el villano es de esa nacionalidad), actitud que el escritor compartía con muchos de sus compatriotas, mientras que los húngaros, aunque proclives a la superstición y lo sobrenatural, son más amigables...



Hay que decir también que las modificaciones introducidas por Michel Verne no mejoraron el manuscrito original, más bien lo contrario. En primer lugar, trasladó la acción desde el siglo XIX al XVIII; cambió el narrador (originalmente era el hermano de la novia), recortó los matices del villano limitándose a plasmarlo como un monstruo incapaz de redención alguna; y modificó el final para convertirlo en uno donde todos son felices y comen perdices (aunque también es justo decir que diluyó el odio que su padre sentía hacia los prusianos, más patente en el original). Decididamente, debería impedirse que los parientes bienintencionados retoquen y publiquen manuscritos que debieran haberse quedado en el estante de "inconclusos e inéditos".



El “romance científico” que tan bien ejemplificó Verne fue el primer paso verdadero en el camino que llevaba a la consolidación de las ideas y temas característicos de la CF, la primera versión del género con una forma reconocible. El término “romance científico” no comenzó a utilizarse hasta treinta años después de que Verne publicara “Viaje al centro de laTierra” (1864), su primera novela de CF, pero se consideró adecuado incluir al escritor francés en este epígrafe. Si “Viaje al centro de la Tierra” marcó el comienzo de la CF como género definido, trabajos posteriores del escritor, como “De la Tierra a la Luna” (1865), “Veinte mil leguas de viaje submarino” (1865) y tantos otros que hemos ido revisando aquí, marcaron su crecimiento gracias a nuevas ideas y escenarios imaginativos que respondían a una lógica y coherencia internas. Verne no se limitó a crear tierras o aparatos fantásticos; quería saber de dónde provenían.

Fue pues su insistencia en el realismo lo que, retrospectivamente, hizo de Verne uno de los padres de la CF. Es también importante que, siendo traducidos y leídos en todo el mundo, sus relatos atraían a multitud de personas que abrían sus libros buscando aventuras; y las encontraban, pero en ellas hallaban también una curiosidad y una fascinación por lo científico que les contagiaba un nuevo sentido de la maravilla. La magia de los mundos de la fantasía había sido superada por la fascinación por la especulación arraigada en lo real. Gracias Julio.

Un universo de ciencia ficcion by manuel rodriguez yague is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.


Creado a partir de la obra en universodecienciaficcion.blogspot.com.



miércoles, 17 de agosto de 2011

Fallas tecnicas han impedido actualizar el blog

Hola, por tener fallas de tel e internet desde el martes 10 hasta el 19 de agosto, no se ha podido actualizar mis blogs, pido excusas, está fuera de mi alcance,a parte de un bloqueo de blogger.com por parte del proveedor de internet, estoy viendo si vamos a continuar el blog o suprimirlo.

Los invito a seguir visitando mis dos blogs


Gracias

domingo, 7 de agosto de 2011

1908-LA CAZA DEL METEORO - Julio Verne

miércoles 27 de julio de 2011


1908-LA CAZA DEL METEORO - Julio Verne

Julio Verne falleció en 1905. Su hijo Michel, con quien tan difícil relación había mantenido, se había convertido en su ayudante y colaborador en los últimos años de su vida y, tras la muerte de su padre, se apresuró a consignar ante notario los títulos de las siete novelas que aquél había dejado escritas –de esta forma, no podrían acusarle en años posteriores de publicar obra de su padre bajo nombre propio. Ahora bien, el problema es que aquellas novelas no eran tales, sino borradores en diferente estado de elaboración que habían de ser extensamente revisados y ampliados. Uno de ellos fue “La caza del meteoro”, escrita en 1901, replanteada por Julio Verne poco antes de su muerte y considerablemente modificada y editada por su hijo.

La historia nos cuenta cómo un par de astrónomos aficionados, Dean Forsyth y Sydney Hudelson, residentes en una pequeña ciudad del este norteamericano, descubren un nuevo meteoro. Amigos hasta ese momento, se desata entonces una fanática y absurda rivalidad por adjudicarse el primer avistamiento oficial. Ese enfrentamiento, cada vez más hostil, tiene sus consecuencias en las familias de ambos, con la cancelación de los planes de boda entre la hija de uno y la sobrina de otro.



Mientras tanto, se descubre que el meteoro en cuestión, cuya trayectoria le condena a una perpetua órbita alrededor de la Tierra, está hecho de oro. Un despistado, tan brillante como lunático sabio francés, Zephyrin Xirdal, construye una pequeña máquina que, dirigida hacia el bólido, lo va atrayendo hacia la Tierra. Cuando se descubre que semejante masa de oro va a acabar estrellándose en Groenlandia, se desata una frenética carrera por parte de las potencias mundiales para asegurarse sus “derechos” sobre ella.



Se apunta brevemente el cataclismo que la introducción de semejante cantidad de oro puede provocar en el sistema económico mundial, pero no se llega a profundizar en ello. Las intrigas políticas y los enfrentamientos derivados de la súbita aparición de un millón de toneladas de metal precioso hubieran sido sin duda mucho más interesantes que el anticlimático final trazado por Michel Verne, quien, además aumentó el peso de la historia romántica –bastante sosa y previsible, por otra parte.

Resulta algo decepcionante el aspecto científico y técnico del libro, aspecto éste al que, como hemos visto en bastantes entradas en este mismo blog, prestaba gran atención Julio Verne. Su hijo, en cambio, introduce unas confusas e implausibles explicaciones acerca del funcionamiento de la máquina de Xidral –personaje creado por Michel Verne- y no acierta en absoluto a imaginar los efectos físicos del impacto de semejante masa sobre la Tierra (los espectadores se hallan a unos cuantos cientos de metros cuando esto ocurre y salen indemnes).



La obra de Verne decayó notablemente en los últimos años de su vida. Siempre fue un escritor tremendamente prolífico, pero esa característica vino en no pocas ocasiones condicionada por las dificultades económicas. Además, tuvo problemas familiares y de salud, y todo ello se reflejó en la calidad de sus historias. Historias que se apoyaban en la originalidad de la idea o en la introducción de un novedoso artefacto de avanzada tecnología. El desarrollo de esa idea y la construcción de personajes eran, en cambio, su punto débil. En esta novela, como era típico en el estilo del autor, los personajes se definen menos por sus hechos y diálogos que por párrafos descriptivos insertos justo después de la presentación de aquellos. Son personajes por lo demás bastante planos y algunos de ellos, como los estirados Seth Stanford y su esposa Arcadia, cuyo matrimonio abre y cierra la narración (sí, se casan dos veces), son totalmente prescindibles en la historia principal y su contacto con los protagonistas es superfluo e irrelevante. Incluso los dos astrónomos, sobre los que se centra toda la primera parte del libro, pierden protagonismo hacia la mitad de la narración para traspasarlo de forma difusa al propio meteoro y el jaleo que organiza.

La disputa científica entre Hudelson y Forsyth acerca del descubrimiento del meteorito –inspirada en contiendas intelectuales del siglo XIX, como la que enfrentó a los paleontólogos americanos Otoniel Marsh y Edward Cope- se apoya siempre en la mera exposición de hechos, no en los diálogos, lo que provoca un distanciamiento entre lector y personajes. El excéntrico genio Zephyrin Xirdal es demasiado errático, incluso en su egocentrismo, como para causar simpatía alguna. Aunque Verne había demostrado ser capaz de crear personajes tan memorables como Nemo o Phinneas Fogg, en realidad sus novelas no destacan por la fuerza de aquéllos, sino, como hemos apuntado, por lo atractivo de la idea científica o tecnológica en la que se apoya la narración, ya sea un cohete a la Luna, un submarino o un artefacto volador. En este caso, aunque el concepto de un meteorito de oro es atractivo y hasta novedoso, también es inverosímil, y el mediocre desarrollo y pobre desenlace son insuficientes para compensar tal error.

Quienes quieran defender la narración pueden recurrir al argumento de que los Verne no pretendían tanto plantear una historia científicamente rigurosa como satirizar determinados comportamientos individuales y colectivos: la avaricia, la obsesión banal y la soberbia. Pero, a mi juicio, tampoco este aspecto es suficiente para salvar el libro, porque esa pretendida burla resulta forzada, moralista e incompleta. Quizá el borrador que cayó en manos de Michel estaba demasiado fragmentado; o quizá –eso me parece más probable- Verne padre nunca fue un buen satírico.

Como curiosidad cito un par de detalles del libro que apuntan a que la historia transcurre en un futuro, detalles ambos de carácter político. Por una parte, se menciona que la bandera norteamericana tiene 51 estrellas (aunque por aquel entonces sólo había 46 estados en la Unión, Verne no menciona cuáles son los cinco suplementarios). Por otra parte, en la novela, Groenlandia es una nación soberana, si bien no se nos dice cómo ha conseguido su independencia (en 1908 seguía siendo una colonia danesa; aún hoy sigue dependiendo en no poca medida del gobierno de Dinamarca).



Todos los escritores, incluso los mejores, tienen sus tropiezos literarios. Éste es uno de ellos. No era la primera vez que Verne tenía mejores ideas que habilidad para desarrollarlas y aquí tal defecto se ve intensificado por la intervención de un Verne hijo menos dotado que su padre. No todo el trabajo inconcluso de los autores debería ser publicado tras sus muertes. Al fin y al cabo, no todo el mundo puede ser Tolkien.







Etiquetas: Julio Verne

1 comentarios:

allan dijo...

INTERESANTE, lo voy a poner en mi blog, no tengo ese libro aun.



29 de julio de 2011 15:31

JULES VERNE Y HG WELLS



JULES VERNE  Y HG WELLS

UN VIAJE A LA LUNA

Fotos de  Coleccion De Obras De Julio Verne.Coleccion De Obras De Julio Verne. - Compra - Venta
Posteado por: Catuxa Seoane en Xeral 20-06-2007








Los mapas de los Viajes Extraordinarios de Jules Verne



































Los clásicos nunca pasan de moda, y todos los que disfrutamos de la lectura tenemos seguro algún recuerdo de aquellos viajes alrededor del mundo de la mano de un clásico entre los clásicos que supo adelanterse a su tiempo y a su espacio…





















Para los amantes de la obra de Julio Verne, considerado uno de los padres de la ciencia-ficción y precursor de la novela de aventuras, ahora tenemos disponible toda la colección de mapas de sus Viajes Extraordinarios (el título genérico que se le dió a un conjunto de su creación literaria.





















En The maps from the Voyages Extraordinaires podemos disfrutar de todos los mapas publicados en las ediciones originales de Julio Verne.

























En las Bibliotecas Municipales de A Coruña, tienes disponible gran parte de la obra de este gran visionario, además de los títulos más conocidos como 20.000 leguas de viaje submarino, Cinco semanas en globo, La vuelta al mundo en 80 días o Viaje al centro de la tierra, otros títulos que seguro que te harán viajar:









Alrededor de la luna









Aventuras de tres rusos y tres ingleses









De la tierra a la luna









El archipiélago de fuego









El castillo de los Cárpatos









El chancellor









El esfinge de los hielos









El faro del fin del mundo









El país de las pieles









El volcán de oro









Escuela de robinsones









Keraban el testarudo









La estrella del sur









La isla misteriosa









La jangada









Las tribulaciones de un chino en China









Los hijos del capitán Grant









Los piratas del "Halifax"









Los quinientos millones de la Begum









Los viajes de Clovis Dardentor









Miguel Strogoff









Norte contra sur









París en el siglo XX









Robur el conquistador

Un capitán de quince años
Una invernada en los hielos
Y si tienes alguna duda o quieres conocer más datos, consulta nuestro catálogo en línea y zambúllete en un mar de información.