JULES VERNE

JULES VERNE

lunes, 27 de septiembre de 2010

"Julio G. Verne Padre de la Ciencia Ficcion" | Foros de MySpace

"Julio G. Verne Padre de la Ciencia Ficcion" Foros de MySpace

julio verne - Bing Imágenes

julio verne - Bing Imágenes

http://www.plataformasinc.es/var/ezwebin_site/storage/images/galeria-multimedia/ilustraciones/el-universo-de-julio-verne/54818-1-esl-MX/El-universo-de-Julio-Verne_imagenGaleria.jpg

http://www.plataformasinc.es/var/ezwebin_site/storage/images/galeria-multimedia/ilustraciones/el-universo-de-julio-verne/54818-1-esl-MX/El-universo-de-Julio-Verne_imagenGaleria.jpg

http://farm4.static.flickr.com/3365/3277172429_7d6d07db9f_o.jpg

http://farm4.static.flickr.com/3365/3277172429_7d6d07db9f_o.jpg

julio verne - Bing Imágenes

julio verne - Bing Imágenes

julio verne - Bing Imágenes

julio verne - Bing Imágenes

julio verne - Bing Imágenes

julio verne - Bing Imágenes

julio verne - Bing Imágenes

julio verne - Bing Imágenes

http://1.bp.blogspot.com/_HurtMlp8T-c/TBT_fvCUV8I/AAAAAAAAAGg/DrhoiOceI30/s1600/Robur++04+pq.jpg

http://1.bp.blogspot.com/_HurtMlp8T-c/TBT_fvCUV8I/AAAAAAAAAGg/DrhoiOceI30/s1600/Robur++04+pq.jpg

domingo, 26 de septiembre de 2010

El sueño de Leonardo Da Vinci, hecho realidad 500 años después | Informe21.com

El sueño de Leonardo Da Vinci, hecho realidad 500 años después Informe21.com

Hay un dibujo alli, bueno parece al Albatros y Espanto de Robur el conquistador y el Dueño de Mundo

caosyciencia - Apuntes de divulgación científica - Animaciones

caosyciencia - Apuntes de divulgación científica - Animaciones

Grabado ilustrativo de la novela “De la Tierra a la Luna”, de Julio Verne, en la versión para la colección “Viajes extraordinarios”, publicada por las Ediciones Hetzel.

« Anterior




Grabado ilustrativo de la novela “De la Tierra a la Luna”, de Julio Verne, en la versión para la colección “Viajes extraordinarios”, publicada por las Ediciones Hetzel.

Créditos: Ediciones Hetzel

Imagen aparecida en el artículo Juegos gravitatorios: de la Tierra a la Luna… dando un rodeo

Juegos gravitatorios: de la Tierra a la Luna… dando un rodeo

Juegos gravitatorios: de la Tierra a la Luna… dando un rodeo

David Galadí-Enríquez

24-09-2010

Cómo no citar a Julio Verne al tratar los viajes a la Luna. El autor francés plasmó sus ideas acerca de este asunto en dos novelas consecutivas, De la Tierra a la Luna (1865) y Alrededor de la Luna (1870). Ahora que los viajes a nuestro satélite ya son una realidad, es fácil releer las obras de Verne y criticar sus desaciertos, aunque también es verdad que sorprenden muchos de los aspectos en los que tenía razón. Como ya se explicó en un artículo de caosyciencia hace unos años (ver artículos relacionados), muchas de las propuestas del novelista francés no pueden realizarse por limitaciones de carácter físico o práctico.
Los viajes verdaderos a la Luna efectuados por sondas automáticas o naves tripuladas desde el año 1959 se basaron, y se basan, en principios muy distintos a los que consideró el futurista galo. La diferencia más clara entre la aventura novelada del siglo XIX y la realidad actual se halla en el método de propulsión. Mientras que Verne imaginó un cañón gigante que proporcionaba a un proyectil, de un solo golpe, toda la energía necesaria para alcanzar la Luna, los vehículos actuales llegan a nuestro satélite impulsados por cohetes que aportan velocidad a las sondas o naves de una manera paulatina. Entre ambos métodos hay un contraste brutal. El disparo novelado habría destruido el proyectil en el acto, aunque sólo fuera por el rozamiento con el aire a la velocidad elevadísima con la que el aparato abandonaría la boca del cañón. Los cohetes, en cambio, empujan las naves poco a poco, de modo que cruzan las capas más densas de la atmósfera con rapidez moderada: las grandes velocidades requeridas para el salto a la Luna solo se alcanzan una vez que el ingenio espacial se ha adentrado en el vacío, a más de 200 km de altitud sobre la superficie terrestre.
La diferencia entre el cohete y el cañón, que va mucho más allá del efecto comentado debido al rozamiento con el aire, se suele comprender con facilidad cuando se explica al público general. Pero la mayoría de las personas tienen una idea sobre cómo se desarrolla el resto del viaje real a la Luna que resulta muy semejante a lo que imaginó Verne. Consideremos, por ejemplo, la trayectoria que siguen los vehículos espaciales para ir de la Tierra a la Luna. Verne no entró en muchos detalles al respecto, pero de su relato, y de los grabados que suelen acompañar las ediciones antiguas y modernas de estas novelas, se deduce que suponía, de manera implícita, una trayectoria más o menos rectilínea. En las ilustraciones que plasman el momento del disparo suele aparecer, por cierto, la mismísima Luna en el campo de visión, como si el lanzamiento de los aventureros intrépidos hacia el espacio se asemejara al acto de apuntar un fusil y apretar el gatillo. Como en el tiro al blanco deportivo que se practica en la Tierra, el cañón descomunal llamado Columbiad se dirige al objetivo, se hace fuego, y el proyectil sale lanzado en línea más o menos recta hasta alcanzar el blanco.
Muchas personas mantienen una visión intuitiva del viaje real a la Luna parecida a la descrita. Aunque es obvio que en la realidad no se dispara ningún cañón, la imaginación popular suele asumir (sin hacerlo explícito ni reflexionar mucho más al respecto) que el cohete asciende con el aparato espacial a bordo, y que lo hace apuntado hacia la Luna y en una trayectoria rectilínea. Nada más lejos de la realidad.
El movimiento de un cohete en el espacio depende, por supuesto, de sus propios sistemas de propulsión. Pero el aparato evoluciona sometido a los campos gravitatorios de la Luna y, sobre todo, de la cercana y enorme Tierra. No se puede ignorar el influjo de la atracción gravitatoria terrestre, que impone restricciones ineludibles a la forma de las trayectorias permitidas, así como al ritmo al que se pueden recorrer.
Las leyes naturales no prohíben, en principio, ascender hacia la Luna en línea recta y con una velocidad arbitraria, pero en cuanto se analiza la física del problema salta a la vista que atacar de ese modo el viaje resulta total y absolutamente inviable por motivos prácticos: se requerirían cantidades colosales de energía, que implicarían construir naves y cohetes de proporciones ciclópeas. Además, por motivos de seguridad, de precisión en la navegación y para ampliar los intervalos en los que los lanzamientos son posibles, se evita el ascenso directo de la Tierra a la Luna. El camino se recorre siempre en al menos dos pasos. Primero se levanta la nave hasta colocarla en órbita alrededor de la Tierra a una altitud no muy grande, de unos 200 km sobre el suelo. El vehículo permanece unas horas en esta órbita de aparcamiento, lo que permite comprobar que los sistemas funcionan y, también, esperar hasta que la nave se encuentre en la posición idónea alrededor de la Tierra para que un nuevo encendido de los motores cohete la coloque en la trayectoria translunar óptima.
Simplifiquemos el problema para captar mejor sus rasgos más relevantes. Supongamos que la Luna se encuentra en una órbita circular alrededor de la Tierra, a una distancia de su centro de unos 384.000 km. Como se trata de abandonar la Tierra para alcanzar la órbita lunar, y como nuestro satélite natural tiene una masa mucho menor que el planeta donde vivimos, despreciaremos también, como primera aproximación, el influjo gravitatorio de la Luna. La órbita de aparcamiento se puede considerar circular y situada en el mismo plano que la trayectoria de la Luna. Si esta órbita de partida se levanta 200 km sobre el suelo, su radio, medido desde el centro de la Tierra, asciende a unos 6.600 km y la nave da una vuelta a la Tierra en unos 90 minutos.
Nuestro objetivo consiste en pasar desde una órbita baja (la de aparcamiento) hasta una órbita muy alta (la de la Luna). Vale la pena intentar dar el salto ahorrando toda la energía posible, lo que se traducirá en un consumo de combustible mucho menor y, por tanto, en un cohete más ligero que permitirá maximizar la masa de la carga útil: la sonda automática o la nave tripulada que debe llegar hasta la Luna. Aunque parezca mentira, este problema ya fue planteado y resuelto en el año 1925 por el alemán Walter Hohmann. La respuesta es la siguiente: hay que colocar la nave espacial en una órbita elíptica cuyo punto más cercano a la Tierra (perigeo) toque de manera tangencial la órbita de aparcamiento, y con el punto más alejado (apogeo) justo rozando la órbita lunar. Dicho de otro modo, la trayectoria translunar que implica un consumo mínimo de energía debe tener el perigeo a 6.600 km del centro de la Tierra y el apogeo a 384.000 km. Esta trayectoria recibe el nombre, poco sorprendente, de órbita de Hohmann.
La trayectoria de Hohmann garantiza alcanzar la órbita lunar con un gasto mínimo de energía pero, aun así, las cantidades implicadas son grandiosas. Para que la nave pase de la órbita de aparcamiento a este tipo de trayectoria translunar hay que aplicarle un impulso que incremente su energía cinética en nada menos que el equivalente a siete millones de calorías (30 millones de julios) por cada kilogramos de masa. Si aplicáramos la misma cantidad de energía no a acelerar el aparato espacial, sino a calentar un gramo de agua, lo haríamos pasar instantáneamente desde una temperatura de cero grados a otra de siete millones de grados. Y un vehículo lunar Apollo (nave completa más la etapa superior del cohete) puede superar los 150.000 kg, con lo que estaríamos hablando de energías totales del orden del billón de calorías (más de 4 billones de julios). Esa es la energía mínima que hay que aportar a una nave espacial para que llegue a la Luna desde la órbita de aparcamiento.
Como es fácil de entender, una trayectoria translunar barata no facilita el trayecto más rápido. Una nave espacial que se aproxime a la Luna en una órbita de Hohmann da un rodeo considerable y avanza con una velocidad variable determinada por las leyes del movimiento planetario de Kepler. A medida que el vehículo se aleja de la Tierra y se aproxima a la órbita lunar, su velocidad respecto de la Tierra va disminuyendo. El tiempo requerido para recorrer la trayectoria translunar de Hohmann desde una órbita de aparcamiento típica asciende a unas 120 horas, cinco días completos.
Si se dispone de un cohete potente, y si el aparato que se quiere enviar a la Luna no posee una masa excesiva, entonces se pueden trazar órbitas menos económicas pero más rápidas. El primer ingenio humano que impactó en la Luna, la sonda soviética Luna 2, salvó la distancia entre la Tierra y su satélite natural en apenas 35 horas. En cambio, las misiones soviéticas más pesadas, como las destinadas a la recogida automática de muestras lunares o las que llevaron vehículos todoterreno automáticos, debían aprovechar bien todo el empuje disponible y cubrieron el camino desde la Tierra a lo largo de trayectorias muy parecidas a las de mínima energía de tipo Hohmann.
Se podría pensar que las misiones tripuladas Apollo, con sus naves tan pesadas, estarían obligadas también a seguir este tipo de trayectorias. Pero alargar mucho el viaje hasta la Luna (tanto de ida como de regreso) no conviene, porque los sistemas tienen que mantener vivos a los tripulantes, lo que implica mayores cantidades de consumibles, aparte de más riesgos debidos a la radiación en las zonas del espacio no protegidas por la magnetosfera terrestre. En consecuencia, las misiones Apollo se diseñaron dotadas de un cohete propulsor enorme que permitía alcanzar la Luna a lo largo de trayectorias más rápidas, de poco más de tres días.
Como curiosidad, recordemos que Julio Verne estimó en 97 horas el tiempo necesitado por su proyectil para llegar a la Luna, una cantidad algo inferior a las 120 horas que requeriría una trayectoria de energía mínima pero muy similar al tiempo invertido por las misiones soviéticas más pesadas. Por supuesto, se trata de una casualidad, porque Verne escribió sus novelas bastante antes de que Hohmann resolviera este problema de mecánica celeste.
Las trayectorias de Hohmann son interesantes no tan solo para el viaje a la Luna, sino que sirven como soluciones adecuadas también para otros tipos de recorridos por el espacio. Por ejemplo, pensemos en cómo llevar un satélite de comunicaciones a la órbita geoestacionaria. Se trata de una órbita que dista unos 42.000 km del centro de la Tierra y en la cual los satélites giran alrededor del planeta al mismo ritmo al que rota nuestro mundo, de modo que se mantienen "colgados" siempre sobre el mismo lugar de la superficie terrestre. Supongamos que queremos alcanzar esta órbita a partir de una órbita normal de aparcamiento como las mencionadas antes. Esto se hace siempre por medio de una trayectoria de mínima energía de Hohmann que, para este viaje particular, recibe el nombre de órbita de trasferencia geoestacionaria (GTO, geostationary transfer orbit). El tiempo requerido para pasar desde una órbita de aparcamiento a 200 km de altitud hasta la órbitas geoestacionaria a lo largo de una trayectoria de mínima energía es de unas cinco horas, y para ello hay que aplicar al satélite artificial un incremento de velocidad que equivale, en términos de energía cinética, a cinco millones de calorías (22 millones de julios) por cada kilogramo de masa.
Las trayectorias de mínima energía de Hohmann encuentran también aplicaciones muy interesantes en el viaje interplaneteario, para viajar a Venus, Marte o incluso Júpiter. Pero este asunto será motivo de otro artículo en esta misma serie.

David Galadí-Enríquez es Doctor en Física y trabaja en el Centro Astronómico Hispano Alemán (Observatorio de Calar Alto) como astrónomo técnico y responsable de comunicación.

Ver todos los artículos de David Galadí-Enríquez

martes, 21 de septiembre de 2010

YouTube - Apresentation Jules Verne

YouTube - Apresentation Jules Verne esto es un video donde salen portadas de libros en diferentes idiomas, algunas escenas de los libros, es fantastico, recomiendo ver todos los videos

YouTube - JULIO VERNE per Pere i Alba

YouTube - JULIO VERNE per Pere i Alba video algo extraño

YouTube - De la Terre à la Lune 1865

YouTube - De la Terre à la Lune 1865

YouTube - Jules Verne

YouTube - Jules Verne Este es un grupos de videos que acabo de encontrar, me parece fantasticos, espero que le gusten

YouTube - En 1905, Monsieur Verne

YouTube - En 1905, Monsieur Verne

YouTube - Jules Verne le mystérieux

YouTube - Jules Verne le mystérieux

YouTube - HOMMAGE A JULES VERNE 01

YouTube - HOMMAGE A JULES VERNE 01

lunes, 20 de septiembre de 2010

Viaja al centro de la Tierra


Friendware presenta una aventura gráfica inspirada en la novela de Julio Verne Viaje al centro de la Tierra.
Publicado en Actualidad por Redacciónel 26 de Noviembre de 2003 a las 9:26
En Viaje al centro de la Tierra Ariane es una joven y valiente
periodista que está cubriendo una exclusiva en Islandia para una conocida
revista. Tras aterrizar con su helicóptero junto a la ladera del volcán
Sneffels, un violento desprendimiento cae sobre ellos. Pierde contacto con
el piloto, pero ella logra sobrevivir. Entonces la tierra se abre bajo sus
pies….
Tiempo después, cuando recupera el sentido, se encuentra
en una extraña playa subterránea… Ariane ha descubierto por casualidad
un mundo desconocido bajo la superficie de la Tierra. Ahora podrá explorar
territorios primitivos poblados por extrañas bestias y descubrir las
fascinantes civilizaciones que habitan estas tierras desconocidas. Las
decisiones que tome Ariane determinarán el futuro de este mundo olvidado y
primitivo.
¿Decidirá salvar estas formas de vida desconocidas hasta
ahora o intentará saltar a la fama como periodista dando a conocer su
historia? Cruza el umbral hacia lo desconocido en esta aventura sin igual
y explora la vida en el Centro de la Tierra.
En Viaje al centro de la Tierra es una aventura gráfica en 3D basada en el novela de
Julio Verne del mismo nombre que ofrece a los jugadores más de 200
objetos, 300 vistas diferentes, más de 100 enigmas por resolver y 30
personajes con los que interactuar, entre otras cosas.
Totalmente
traducida al castellano, el lanzamiento de Viaje al centro de la Tierra
está previsto para finales de diciembre. El juego saldrá a la venta por un
precio recomendado de 44,95 euros
CMY se inspira en Julio Verne para su nueva aventura gráfica educativa

20.000 Leguas de Viaje Submarino esconde en horas de diversión material educativo de los seis cursos de primaria.

Publicado en Actualidad por Redacciónel 4 de Marzo de 2008

En esta ocasión, la aventura comienza cuando Aronnax y a sus amigos Ned Land y Consejo, caen prisioneros del Capitán Nemo y son conducidos por los océanos, a bordo del ya mítico Nautilus.
A lo largo de los ocho capítulos del videojuego, los niños, recorrerán los principales momentos de la obra de Julio Verne, adaptados específicamente a las edades de los jugadores. Así los niños de entre 6 y 12 años tendrán que ir resolviendo las cuestiones que se les planteen sobre cualquiera de los seis cursos de la educación primaria, en las asignaturas de Matemáticas, Lengua y Conocimiento del Medio. El usuario podrá elegir uno de estos cursos y jugar con los contenidos educativos propios del curso elegido. Además, existen tres niveles de dificultad que se adaptan al curso seleccionado. Para ayudar al niño a superar cualquier cuestión que se le plantee, cuentan con el apoyo de un Sistema de Ayuda Inteligente, que aporta las pistas básicas necesarias para que el usuario pueda avanzar siempre, sea cual sea la situación en la que se encuentre.
Como el resto de la colección educativa de CMY Multimedia, 20.000 Leguas de Viaje Submarino ha sido desarrollado por un equipo pedagógico formado por profesores en activo y en contacto directo con los niños, de forma que conocen sus necesidades, su forma de pensar, lo que les cuesta aprender, etc.
Por otro lado destacar, que con este juego, el niño repasará tiempos verbales, ortografía, resolución de problemas matemáticos, el cuerpo humano, o cálculo mental, al mismo tiempo que conseguirá ejercitar: la orientación espacial, la comprensión oral escrita, la memoria visual, la atención y la concentración, y el respeto a los demás y al medio ambiente, etc.

20.000 Leguas de Viaje Submarino ya está disponible a un precio de 24,95 euros (IVA incluido).

martes, 14 de septiembre de 2010

Las aventuras de Arthur Gordon Pym « Mi biblioteca virtual

Las aventuras de Arthur Gordon Pym « Mi biblioteca virtual

Varios libros de Julio Verne

2 Diciembre 2009 a 15:14 (Aventuras, Clásicas, Julio Verne, La esfinge de los hielos)

Tags: descargas, ebooks, Julio Verne, La esfinge de los hielos, novela aventuras, novela clasica

La esfinge de los hielos es una obra de Jules Verne publicada en Magasin d’Education et de Récréation (seconde série del 1 de enero de 1897 (volumen 5, número 49) al 15 de diciembre de 1897 (volumen 6, número 72). Integramente el 24 de junio de 1897, trata de la búsqueda del desaparecido Pym en el polo Sur. Es la continuación de La narración de Arthur Gordon Pym de Edgar Allan Poe (1838) en un rendido homenaje de uno de sus discípulos y admiradores.
Jeorgling, un enigmático y extraño Estadounidense, se encuentra en las islas Kerguelen realizando estudios que solo el conoce. Al finalizar, busca regresar a los Estados Unidos por el medio que sea; el único barco que pasa por la zona es comandado por el capitán Ley Guy, el cual se niega a llevarlo de vuelta a Tristán de Acuña u otra isla. Sin embargo, el hecho de que Joerglin fuera de Connecticut, cerca de donde vivió el famoso Pym, hace cambiar de idea al capitán.

El castillo de los Cárpatos

1 Diciembre 2009 a 15:03 (El castillo de los Carpatos, Julio Verne, Terror)

Tags: descargas, ebooks, El castillo de los Carpatos, Julio Verne, novela aventuras, novela terror, vampiros

La Stilla es una gran cantante de ópera, aclamada por el público y elogiada por la crítica. Uno de sus más fervientes admiradores es el Barón de Gortz, asiduo a sus representaciones, un enigmático personaje con medios suficientes para seguir a la artista por todo el mundo, su única pasión. El noble nunca se ha acercado a la cantante, nunca le ha escrito, nunca había intentado verla fuera de escena, pero su voz ha llegado a ser una necesidad imperiosa en su vida. Sólo le acompaña el no menos enigmático Orphanik, un inventor tuerto y macilento que vive a expensas de su amo.

En una gira por Nápoles, el joven y aventurero Conde de Telek, de Valaquia, se enamora profundamente (incluso se podría decir que de una forma enfermiza) de Stilla y le pide su mano en matrimonio. Ella acepta y comienza a extenderse el rumor de su retirada de los escenarios, en su apogeo, quizás para librarse de su misterioso admirador.
La noticia provoca celos y odios hacia el Conde de Télek, que llega a recibir amenazas a las que no da importancia. Sin embargo, el Barón sufre una profunda crisis e incluso intenta el suicidio. Deprimido, acude a la última representación de la ópera “El Orlando”, donde Stilla borda el papel de Angélica…


Los hijos del capitán Grant

25 Noviembre 2009 a 20:46 (Aventuras, Clásicas, Julio Verne, Juvenil, Los hijos del capitán Grant)

Tags: descargas, ebooks, Julio Verne, los hijos del capitan grant, novela aventuras, novela clasica

El Duncan parte en busca del capitán Grant, que ha naufragado en los mares australes y se encuentra prisionero de los indios de la Patagonia, según parece deducirse por un confuso mensaje encerrado en una botella hallada en el vientre de un gran pez. A bordo del magnífico yate inglés viajan Mary y Robert, los hijos del capitán desaparecido, y el curioso Jacques Paganel, destacado geógrafo francés tan famoso por su erudición como por su distracción. Los puntos poco claros del mensaje, los azares de la navegación y la traición de algunos falsos compañeros llevan a los miembros de la expedición de América a Australia a través de una serie de increíbles aventuras.
Julio Verne fue un auténtico best seller en su época y disfrutó de la admiración de Tolstoi, Tur­gueniev y George Sand entre otros. En nuestros días sigue gozando de la misma popularidad, y Ray Bradbury o Fernando Savater son algunos de sus lectores incondicionales. Los hijos del capitán Grant es también una de las novelas preferidas de Michel Butor, que considera a Verne «uno de esos sitios privilegiados que nos permiten com­prender dónde estamos».

La vuelta al mundo en 80 días

10 Noviembre 2009 a 16:26 (Aventuras, Clásicas, Julio Verne, La vuelta al mundo en 80 días, Viajes)

Tags: descargas, ebooks, Julio Verne, La vuelta al mundo en 80 días, novela aventuras, novela clasica

En 1872, Phileas Fogg, un rico caballero londinense obsesionado por la puntualidad y la exactitud, realiza una apuesta donde pone en juego la mitad de su fortuna.
Acompañado por Passpartout, su atlético y espontáneo mayordomo, se va de Londres para dar comienzo a una increíble carrera contra reloj: dispone de 80 días para dar una vuelta al mundo ya sea por aire, por mar o por tierra.
Los dos protagonistas serán retrasados en su proyecto por el inspector Fix, que relaciona el hecho de la repentina partida de Fogg, con el robo del Banco de Inglaterra y lo persigue convencido que fue el autor del delito.
Esta es una de las más notables y divertidas aventuras surgidas de la pluma del fantástico Julio Verne.
Si bien Verne es considerado uno de los padres de la ciencia ficción y la especulación científica y la anticipación de inventos que aparecerán posteriormente a su época son algunas de las características más destacadas de su obra, en este caso priman la acción y el intento de demostrar que la audacia puede superar a todas las fronteras.

La isla misteriosa

5 Noviembre 2009 a 16:21 (Aventuras, Clásicas, Julio Verne, La isla misteriosa)

Tags: descargas, ebooks, Julio Verne, La isla misteriosa, novela aventuras, novela clasica

La Isla Misteriosa es una de las novelas más populares de Julio Verne y es también la obra en que hace su reaparición el inolvidable personaje del Capitan Nemo (protagonista de 20,000 Leguas de Viaje Submarino).
Tras evadirse en globo de la Guerra de Secesión, cinco americanos, reunidos en torno al ingeniero Cyrus Smith, naufragan logrando llegar a una isla desierta. Los cinco protagonistas cuentan únicamente con su habilidad para sobrevivir. Sin embargo, en la isla se suceden fenómenos misteriosos que no consiguen explicarse. Ya bien avanzada la historia, hace su aparición el Capitan Nemo, y se devela el secreto de su misterioso pasado.
Actualización y a la vez refutación del mito de Robinson – la isla como espacio por excelencia de la aventura, el diálogo del hombre aislado con la naturaleza – este relato es la variante más conocida de las diferentes aproximaciones que Julio Verne hizo a este tema, de tan destacada presencia en su universo literario.
Alegoría de la historia de nuestra especie y de la conquista de la naturaleza por el hombre, el protagonista Cyrus Smith es el resumen de toda la sabiduría científica y técnica de la época y la aplicación de sus vastos conocimientos teóricos a los problemas prácticos que permiten sentar las bases de la colonización de la isla, reflejan la gran admiración de su Verne por la ciencia aplicada.

Las indias negras

2 Noviembre 2009 a 16:19 (Aventuras, Clásicas, Julio Verne, Las Indias Negras)

Tags: descargas, ebooks, Julio Verne, Las Indias Negras, novela aventuras, novela clasica

La vieja mina escocesa Aberfoyle, que había sido cerrada diez años atrás, es reactivada cuando el minero Simon Ford hace un descubrimiento asombroso. Sin perder tiempo, Ford contacta con un antiguo tarbajador de la mina, James Starr, y el descubrimiento los lleva a una gran mina de carbón que tomaría generaciones enteras para ser completamente aprovechada. La mina es reabierta y se vuelven a obtener ganancias a partir de su rendimiento. Sin embargo, un “duende” misterioso amenaza la tranquilidad de los habitantes de la mina.

DE LA TIERRA A LA LUNA un extracto

1 Septiembre 2009 a 18:58 (Ciencia Ficción, Clásicas, De la Tierra a la luna, Julio Verne)

Tags: ciencia ficcion, clasicos, De la Tierra a la luna, descargas, ebooks, Julio Verne, novela aventuras, novela ciencia ficcion, novela clasica

Publicada en 1865, esta obra clave en la bibliografía de Julio Verne, introduce al lector en el mundo de la pasión y la admiración por al ciencia. Es una de sus novelas más conocidas y también es un ejemplo típico del tejido de fantasía y conocimientos que convirtieron a Verne en el fundador de una ciencia-ficción que la realidad se encargó de confirmar en gran parte.
Tras el término de la Guerra de Secesión, varios miembros del Gun-Club (dedicado a la confección de armas de guerra) se encuentran sin trabajo y se ponen manos a la obra con la construcción del mayor cañón del mundo jamás creado.
Pero también quieren apuntar a la Luna, destruirla, por supuesto, y conseguir así la popularidad y disfrutar de la gloria de ser los padres del ingenio.
Pero un arriesgado aventurero los disuade de lo contrario: propone cambiar la bala de cañón por un proyectil cilíndrico hueco donde puedan viajar algunos hombres. La idea es aceptada con gran revuelo y los hombres se preparan para el viaje.
Un relato lleno de trepidantes episodios con las aventuras y desventuras de los tres protagonistas en el viaje a la Luna, la estancia y los descubrimientos que allí llevan a cabo.
¨Una detonación espantosa, inaudita, sobrehumana, de la que no hay estruendo alguno que pueda dar la más débil idea, ni los estadillos del rayo, ni el estrépito de las erupciones, se produjo instantáneamente.
Un haz inmenso de fuego salió de las entrañas de la Tierra, como de un cráter. …el suelo se levantó y apenas hubo uno que otro espectador que pudiera entrever un instante el proyectil hendiendo victoriosamente el aire en medio de inflamados vapores…”